Quantcast
jueves, 22 abril 2021 11:45

El Moves III se repartirá por CCAA pero se ampliará en aquellas que lo acaben

El director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Joan Groizard, ha asegurado que la próxima edición del programa de ayudas para la adquisición de coches eléctricos Moves III se repartirá también por comunidades autónomas, pero se ampliará “automáticamente” en aquellas que se queden sin fondos.

Así lo ha señalado en el marco del foro ‘La Movilidad del Futuro’ organizado por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), en el que ha subrayado que el nuevo Moves contará con al menos 400 millones de euros ampliable hasta 800 millones si hay demanda.

A pesar de que el sector siempre ha solicitado que el reparto de fondos se realice por demanda y no por población, desde el IDAE han indicado que “no se puede hacer de otra manera” debido al reparto competencial, aunque han garantizado que si una comunidad autónoma termina su presupuesto, automáticamente se ampliará para que los clientes no se queden sin las ayudas.

Además, Groizard ha insistido en la importancia de dar un marco de “previsibilidad”, por lo que el Gobierno se ha comprometido a que el plan de ayudas dure al menos hasta el 2023, para que los ciudadanos y las empresas puedan prever y no retrasen sus compras por no saber si va a disponer o no de subvenciones.

En la misma mesa redonda, denominada ‘El mercado en 2021. Hacia una movilidad sostenible y de futuro’, también ha participado el presidente de Volkswagen Group España Distribución, Francisco Pérez Botello, quien ha indicado que los fabricantes se encargarán de que no sobre presupuesto del Moves. “Incluso tendrán que buscar más”, ha bromeado.

Para él, los “cambios estructurales” necesitan de “medidas estructurales”, para reducir la “incertidumbre”. A su juicio, el Moves no es una medida estructural, por lo que sí ha visto con buenos ojos una modificación de la fiscalidad del vehículo, donde los coches que más contaminan paguen más.

Según sus cálculos, esto permitiría ingresar más y poder financiar la reducción del IVA de los vehículos eléctricos, una medida que ayudaría al despliegue de esta tecnología, ya que abarataría los precios.

Pérez Botello ha insistido en la importancia de la neutralidad tecnológica para la descarbonización del parque, ya que “carece de sentido” que en la actualidad se vendan más coches de diez años en España que nuevos.

“Tenemos que apoyar prioritariamente el coche eléctrico, pero hacer uso de la tecnología existente”, ha reivindicado el directivo, tras lo que ha apostillado que también será necesario ampliar la infraestructura de recarga.

A este aspecto también se ha referido la directora de Soluciones Inteligentes de Iberdrola, Raquel Blanco, que ha indicado la importancia de aumentar los puntos de carga, tanto públicos como vinculados en domicilios y puestos de trabajo. Por ello, ha pedido una ventanilla única para facilitar el despliegue a las empresas.

El consejero delegado de Seur, Alberto Navarro, ha puesto el foco en la descarbonización también del transporte de mercancías, por lo que la empresa espera tener ‘cero emisiones’ en 20 ciudades españolas de más de 100.000 habitantes para 2025, por lo que Madrid y Barcelona ya lo serán en 2022.