Quantcast

Cómo hacer arcilla casera

Hoy en día hacer tu propia arcilla es bastante sencillo y lo mejor no es que se puede usar para crear una gran variedad de manualidades. Desde proyectos para la escuela, regalos, recuerdos o simplemente pasar un buen rato, podrás hacer todas estas cosas con este producto hecho en casa.

Además necesitarás invertir demasiado tiempo o esfuerzo, sin contar que es una actividad bastante entretenida. Por otra parte, los ingredientes necesarios para esta preparación son bastante económicos y fáciles de encontrar.

En este artículo encontrarás diferentes métodos para preparar diferentes arcillas en casas. Solo tendrás que escoger el que más te parezca y ponerte manos a la obra.

Primer método para crear arcilla casera

Primer método para crear arcilla casera

Para esta preparación necesitarás lo siguiente:

  • 4 cucharaditas de crémor tártaro.
  • 2 cucharadas de aceite vegetal.
  • 250 g de harina común.
  • 230 g de sal.
  • 480 ml de agua.
  • Esencia de vainilla (opcional).
  • Colorante alimenticio (opcional).

Para esta preparación necesitarás seguir estas instrucciones:

  1. Mezcla la harina común, con la sal y el crémor tártaro en una cazuela grande, preferiblemente que sea antiadherente. Integra bien los ingredientes con ayuda de una cuchara de madera.
  2. Después añade el agua y el aceite vegetal,  revuelve bien hasta que los ingredientes secos se humedezcan.
  3. Luego de esto deberás calentar la mezcla con fuego a nivel medio, mientras revuelves de manera continua. Deberás evitar que la arcilla casera se asiente en las paredes de la cazuela o se quemará.
  4. Una vez que la arcilla casera se haya convertido en una bola densa, apaga el fuego.
  5. Ahora deberás colocar la arcilla casera sobre un papel encerado y deja que se atempere durante unos 3 minutos. Ten cuidado pues la arcilla podría estar caliente.
  6. Cuando la masa ya se encuentre a temperatura ambiente comienza a amasarla hasta que se torne suave, uniforme y moldeable.
  7. Si deseas teñirla y darle color, solo tendrás que añadirle unas 5-6 gotas de colorante alimenticio. De ser el caso, lo más recomendable es que la coloques en una bolsa plástica y agregues el colorante, después cierra la bolsa y amasa hasta que el color esté distribuido de forma pareja. La esencia de vainilla es también opcional, pero le dará un buen aroma.

Y listo, así de fácil es crear arcilla en casa. Si quieres guardarla puedes hacerlo en una bolsa o un recipiente hermético, podrá durarte hasta  meses. Si deseas crear una escultura y dejar que se seque, solo tendrás que esculpirla y dejarla secar al aire libre por un par de días.

Segundo método para crear arcilla casera

Segundo método para crear arcilla casera

La segunda preparación de arcilla casera necesita:

  • 350 ml de agua.
  • 420 g de sal.
  • 480 g de harina común.

Para prepararla solo tendrás que seguir estas indicaciones:

  1. Comienza mezclando la harina y la sal en un recipiente grande, podrás ayudarte con una cuchara de manera hasta que los ingredientes se integren bien.
  2. Una vez que los ingredientes secos estén bien combinados, añade el agua de forma gradual mientras vas revolviendo. Lo más recomendable es que viertas el agua en pequeñas cantidades y ten en cuenta que será un poco más difícil de revolver mientras más agregues agua.
  3. Cuando tu arcilla casera tome una consistencia homogénea, podrás sacarla de recipiente y comenzar a amasarla.

Así de sencillo. Podrás comenzar a moldear tu arcilla casera y darle la forma que desees. Si deseas crear una escultura y dejarla secar, solo tendrás que esculpirla y dejarla al aire libre por 2 días sin manipularla.  Pero si deseas conservarla maleable, solo tendrás que guardarla en un recipiente hermético.

Primer método para crear arcilla casera

Para la tercera preparación de arcilla casera tendrás que contar con:

  • ½ taza de agua fría.
  • 120 g de almidón de maíz (maicena).
  • 160 ml de agua tibia.
  • 550 g de sal.
  • Colorante alimenticio (opcional).

Para la elaboración de esta es necesario que sigas estas instrucciones:

  1. Para comenzar, en una cazuela empieza a añadirle la sal al agua y caliéntala a fuego medio durante 4 minutos. Aunque si lo prefieres también puedes calentar con ayuda de un microondas, solo tendrás que programarlo durante 30 segundos hasta que el agua se entibie.
  2. Cuando el agua ya esté tibia, retira del fuego y mueve la cazuela a una superficie fría. Después añade el almidón de maíz, el agua fría y mezcla.
  3. Empieza a amasar la arcilla casera hasta que sientas que se ha vuelto uniforme y suave.
  4. Si lo deseas puedes añadirle un poco de colorante alimenticio para que tome color. Solo deberás colocar la arcilla dentro de una bolsa plástica y agregarle el colorante, después amasa hasta que esta que el color de la masa sean uniforme.

Así de fácil es crear arcilla en casa. Si prefieres que la masa sea más densa, solo tendrás que colocarla en la cazuela y dejarla calentar a fuego medio mientras la remueves para evitar que se seque. Una vez tenga la consistencia que desees, deja enfriar antes de comenzar a amasarla. Pero si deseas crear una escultura, solo tendrás que esculpir tu arcilla y luego dejarla secar al aire libre por 2 días, sin manipularla. Aunque si prefieres conservarla, solo tendrás que guardarla en un recipiente hermético, pudiendo llegar a durar un par de semanas.

Cuárto método para crear arcilla casera

Si deseas crear arcilla para cerámica solo tendrás que tener:

  • Tierra rica en arcilla.
  • Agua.

Ten en cuenta que podrás conseguir la arcilla para cerámica en polvo en algunas tiendas, o si lo prefieres hacer a la antigua solo tendrás que buscar tierra que contenga arcilla. Para ello solo tendrás que buscar un lugar que sea cercano a una corriente de agua, en la cual la arena se haya enjuagado de la arcilla. Tendrás que cavar hasta conseguir arcilla blanca, gris o roja.

Para esa preparación es necesario que sigas estas instrucciones:

  1. Antes de comenzar es necesario que tamices la arcilla, independientemente de si las has comprado o conseguido a la antigua. De esta forma se evitarán los residuos en la preparación.
  2. Luego incorpora la suficiente cantidad de agua como para cubrir la arcilla. Después deberás mezclar hasta conseguir una especie de lodo.
  3. Deja que el agua se asiente por al menos 2 minutos, así se eliminarán los residuos que hayan logrado colarse.
  4. Vierte el agua lodosa en otro recipiente, hazlo con cuidado para que los posibles residuos no se deslicen al recipiente limpio. Podrás usar un colador para ayudarte a recoger los residuos. Repite este proceso hasta que hayas eliminado los residuos.
  5. Luego deja reposar la arcilla limpia por al menos 8 horas y después elimina el excedente de agua.
  6. Finalmente deja la arcilla sobre un trozo de tela para que se seque por 2 días. Después deja la arcilla en el suelo hasta que esta tome la consistencia que buscas, lo mejor es que la dejes reposar un rato más.

Y listo, podrás comenzar a amasar tu propia arcilla para cerámica.