Quantcast

En libertad la joven italiana acusada de quemar un furgón de la Guardia Urbana

Un perito antropométrico ha acreditado que la joven italiana que está en prisión no es la mujer que prendió fuego a una furgoneta de la Guardia Urbana de Barcelona durante unas protestas por Pablo Hasel en Barcelona, según ha explicado el abogado de la joven, José Manuel del Río.

Tras el ingreso en prisión de ocho personas por un presunto homicidio en grado de tentativa y pertenencia a grupo criminal, entre otros delitos, el letrado de la joven observó “que había unas diferencias claras entre la persona que lanza el líquido al furgón con la persona que luego es detenida”.

“En las imágenes se puede ver que la persona va arremangada con los brazos al descubierto sin tatuajes”, y del Río asegura que la joven italiana tiene tatuajes.

ESTUDIO ANTROPOMÉTRICO

Con la ayuda de un perito antropométrico realizan un estudio de las fotografías y de imágenes hechas por la prensa de los momentos del incidente, “de cuando se rocía el furgón con líquido y se prende, y luego de cuando la detienen a ella, que es en la calle Rambla Catalunya con la calle Córsega, que no tiene nada que ver con la detención de las otras personas, que son detenidas a 1,5km y media hora antes”.

Ha explicado que el perito visionó las imágenes y determinó de forma científica que no son las mismas personas, “la diferencia de ropa es evidente y a nivel fisionómico también: la otra persona es unos 10 centímetros más alta, más joven y más delgada, y no tiene tatuajes”.

El letrado hizo un recurso de reforma y durante la tarde de este lunes se enteró de que “el Ministerio Fiscal apoyaba el recurso y pidió que la joven quedara en libertad. Así ha sido cómo ha quedado en libertad una persona que es inocente”.

En esa manifestación el pasado 27 de febrero detuvieron a ocho personas: cinco hombres y de nacionalidad italiana, y las otras tres son mujeres, de nacionalidad italiana, francesa y española.