Quantcast

Fundación ADISLAF: «No se puede consentir la masificación» en residencias

El presidente de la Fundación ADISLAF, José María López, en su intervención ante la Comisión de Comparecencias Ciudadanas del Parlamento aragonés, ha defendido que «hay que cambiar el modelo de infraestructuras de residencias y centros de día», y ha agregado que «no se puede consentir la masificación y que haya centros de cien y ciento cincuenta personas», al tiempo que ha recalcado que, en ADISLAF, siempre han estado «en contra de construir infraestructuras de más de cincuenta personas».

Al inicio de su comparecencia, López ha calificado como «inevitable» no hablar de «una pandemia para la que nadie estaba preparado ni en España ni en el mundo». Y, en relación con la Fundación, ha detallado que «una semana antes de que el Gobierno central decretará el confinamiento, nosotros confinamos nuestros centros, el servicio médico fue reforzado y coordinado, y todos los que componemos la familia adquirimos EPIS y mascarillas».

Asimismo, ha recordado lo siguiente: «No le faltó material a nuestra gente, desinfectamos los centros semanalmente y cada diez días realizábamos tests a los trabajadores».

El presidente se ha congratulado de que en las residencias de ADISLAF «no ha habido ni un solo usuario contagiado, gracias al equipo médico propio, al que nos asignó Sanidad y al planteamiento de infraestructuras de hace casi treinta años». «Nos hemos gastado más de doscientos mil euros en la pandemia», ha reconocido, «pero estábamos comprando salud».

En relación con las actuaciones del Departamento de Ciudadanía, López ha expuesto que «no hemos recibido más que una llamada de la consejera para preguntarnos si nos sobraban monitores para llevarlos a residencias de tercera edad». En palabras del responsable de ADISLAF, «esta Consejería es una de las más importantes, pero no hay políticas públicas que favorezcan a la ciudadanía». Así, ha reclamado un cambio de políticas y de personas para afrontar la era post-COVID».

Por último, José María López ha agradecido «la actitud de PP, Ciudadanos y VOX, y la de la consejera de Sanidad» por defender la vacunación prioritaria de las personas con discapacidad, porque, «junto con los mayores, son los que más peligro tienen de morir por la COVID-19», y ha mencionado a los centros especiales de empleo como «empresas por sí mismas donde trabajan hombres y mujeres con discapacidad intelectual que, de otra manera, no podrían trabajar en otro sitio».

Desde el Grupo Parlamentario Socialista, el diputado Sergio Ortiz ha admitido que «el Gobierno considera fundamental la labor de ADISLAD en la prestación de servicios», y ha señalado que «en 2020 destinó a la Fundación 400.000 euros más que en 2015, cuando gobernaba el PP».

«Las plazas concertadas para el Gobierno de Aragón forman parte del sistema público de Servicios Sociales», ha concluido. La parlamentaria popular Marian Orós ha asegurado que «ADISLAF es una gran familia que lleva más de treinta años atendiendo de manera integral a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias que, además, abarca todo el espectro de las necesidades que pueden tener estas personas» y, durante la pandemia, se ha dirigido al compareciente, «habéis estado solos».

La diputada de Ciudadanos, Elisa Sacacia, ha reconocido que «la situación de las subvenciones del INAEM se ha visto empeorada con la pandemia», y se ha preguntado «dónde van a encontrar trabajo las personas con discapacidad intelectual si no los apoyamos como los estáis apoyando desde ADISLAF».

Por parte de Podemos, Nacho Escartín ha incidido en que «las personas con discapacidad mental son un colectivo de riesgo que tiene que ser vacunado cuanto antes», al tiempo que ha denunciado que «no nos están llegando todas las vacunas que necesitamos» y «ahora mismo tenemos al dieciséis por ciento de la población mundial que acapara el mayor número de vacunas».

La diputada de CHA, Carmen Martínez, ha agradecido «la explicación del trabajo que han hecho durante este año de pandemia» porque, en palabras de la diputada, «esa explicación también es una reflexión que muchos compartimos de hacia dónde tienen que ir las cosas».

El parlamentario de VOX, David Arranz ha defendido que «es preciso un cambio de mentalidad y de modelo que ponga a la persona en el centro», y ha apuntado que «los centros más reducidos son más humanos, no requieren de otro tipo de gestión, son más familiares y más beneficiosos para el tratamiento especializado y personalizado de las personas».

Para la diputada del PAR, Esther Peirat, ADISLAF «es una entidad que, desde hace años, realiza una labor impagable en el medio social», y ha agregado que «en esta ingente labor han contado con el Gobierno de Aragón y juntos han trabajado para dar solución y cobertura al mayor número de casos».

Por último, en representación de IU, Álvaro Sanz ha apuntado lo siguiente: «La COVID-19 nos está enfrentando a todas nuestras fragilidades, y «después de un año necesitamos repensar y actuar corrigiendo cuestiones» porque «en la atención a la dependencia debemos atender al conjunto de colectivos».