Quantcast

El ex jefe del GEO niega las acusaciones de acoso laboral

El actual jefe de la Policía Nacional de Castilla-La Mancha y ex jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de este cuerpo, Félix Antolín, ha negado absolutamente las acusaciones de acoso laboral por parte de un funcionario del cuerpo en el juicio iniciado este martes en la Audiencia Provincial de Guadalajara y que proseguirá a primera hora del próximo viernes.

Ese día continuará la vista en la Audiencia Provincial de Guadalajara contra el ex jefe de este cuerpo de élite ubicado en Guadalajara por parte del subinspector del GEO, B.G.M., cuya acusación pide para el jefe de la Policía en Castilla-La Mancha dos años de cárcel, petición que, tienen previsto mantener en sus conclusiones finales.

En su declaración en la vista, el querellante ha mantenido que hubo acoso, atribuyéndolo a través de su defensa a que los acusados entendieron que eso «era su cortijo y hacían lo que querían en él porque en vez de valorar los méritos se valoraba la fe ciega», han señalado. «Pensaban que estaban por encima del bien y del mal, que eso era su cortijo», han insistido.

La querella de B.G.M., funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, se formuló el 25 de mazo de 2015 por un delito de acoso laboral contra el que fuera comisario del GEO, pero también contra el inspector jefe y jefe operativo de este cuerpo de élite, A.C.A. –que sigue en el cargo–, entendiendo el querellante que, por orden de ambos, se le había apartado de todas y cada una de sus funciones desde el 24 de mayo de 2014 «sufriendo una situación humillante y discriminatoria», según el escrito de calificación.

No obstante, la Fiscalía entiende que procede la libre absolución de ambos querellados por considerar que los hechos que motivaron la querella no son constitutivos de ninguna infracción penal.

Lo que sí se ha visto en la sala en base a la declaración de diferentes testigos es que en el año 2014 el ambiente en el GEO no era el óptimo y ello motivó que, en varias ocasiones, se celebraran reuniones asamblearias en las que se llegó a pedir el relevo del jefe operativo de este grupo de élite.

A juicio de B.G.M., serían estas asambleas y las medallas que supuestamente solicitó un inspector que fue cesado en su momento lo que tomarían los querellados «como defensa para tapar su mala gestión», ha indicado, tras asegurar que si a él no le cesaron fue porque no podían porque tiene una plaza en concurso específico de méritos de la Administración.

Así, la querella presentada por B.G.M. es por «supuestas discrepancias de B.G.M. y otros compañeros con sus superiores, por una disconformidad con las propuestas realizadas por los superiores en relación a unas condecoraciones policiales», unos hechos que, según el escrito, llevaron a que entre B.G.M y los ahora querellados se perdiera la confianza mutua.

El hecho de que se celebre este juicio en la Audiencia Provincial de Guadalajara en vez de en los juzgados está motivado por la ley 2/86 de la Policía, que dice que al tratarse de unos mandos policiales en el ejercicio de sus funciones debe ser sustanciado en la Audiencia.