Quantcast

Díaz dice que pronto se modificará la Ley de empleo

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha anunciado que a finales de este mes o principios de abril el Gobierno tendrá el borrador que modificará la Ley de Empleo para cambiar las políticas activas de empleo.

«Para cambiar las políticas activas de empleo tenemos que cambiar la Ley y es una reforma que hemos remitido a Bruselas y de la que les haremos partícipes (a los diputados) cuando el equipo redactor lo despliegue», ha resaltado la ministra durante su intervención en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en el Congreso.

Para la ministra, en la nueva generación de políticas activas de empleo la atención personalizada, los perfilados adecuados y los itinerarios adecuados a cada persona son «claves». «Siempre digo que la realidad productiva de Galicia no tiene nada que ver con la de Extremadura y hemos de atinar, de manera quirúrgica, en el despliegue de las políticas activas de empleo y vamos a hacer un cambio muy importante», ha añadido.

Durante su discurso, la ministra ha señalado que ya existe una base de acuerdo con las comunidades autónomas y los agentes sociales en relación a la estrategia de apoyo activo al empleo y en el programa de garantía juvenil plus. «Estamos alcanzando un acuerdo para una nueva generación de políticas activas de empleo, incorporando estas políticas a la era digital para hacerlas eficaces», según Díaz.

La titular de Trabajo ha insistido en que la reforma «profunda» de estas políticas implica su concepción como derecho que lleva asociado la personalización de los servicios.

Para ello, los servicios de empleo dispondrán de equipos profesionales estables y cualificados, «como ya está consignado en los Presupuestos Generales de 2021».

«Las políticas activas se orientan a promover el trabajo decente, como nos mandata la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unión Europea. El desempleo y la precariedad son diferentes dimensiones de un mismo problema, importa tanto la cantidad como la calidad; y por tanto, la respuesta ha de ser integrada: promover el empleo estable, de calidad y con derechos», ha recordado la ministra.

REFORMAR LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA Y LA SUBCONTRATACIÓN

Por otro lado, la ministra ha afirmado que las reformas enviadas a Bruselas «se harán a lo largo de este año». «El acuerdo de Gobierno no habla de aspectos más lesivos, sino de los aspectos más urgentes», ha destacado Díaz sobre la reforma laboral.

«Lo que vamos a hacer es reequilibrar la negociación colectiva, haciendo que sea una negociación entre iguales», ha apuntado. Posteriormente, ha asegurado que la subcontratación, aunque no es reforma laboral, también se va a abordar porque es «imprescindible».

De hecho, ha recordado que esto ya estaba en la mesa antes de la pandemia. «Ahora, además, tenemos una sentencia del Tribunal Supremo que dice cosas bastantes interesantes. Esto tiene que ser abordado, porque todos estamos de acuerdo en que la subcontratación ha llegado para quedarse y tenemos que garantizar que se respetan los derechos laborales», según la titular de Trabajo.

«Miremos con cariño el mercado de trabajo de nuestro país y dejemos de hacer política de esto. Nosotros lo vamos a intentar, pero no por derogar la reforma laboral, que es una pequeña parte, sino porque creemos que tras 42 años nuestro país se merece una oportunidad. Hay personas que me dicen que soy muy entusiasta y que no lo voy a conseguir. Es probable, pero creo que tenemos la obligación de hacerlo», ha dejado claro la ministra.

También ha insistido en que se si quitan «clichés» y se aborda la temporalidad como dice la Comisión Europea, hay que cambiar «cosas». «Hagámoslo con cariño y mirando siempre al futuro», ha subrayado.

Por otro lado, ha afirmado que la creación de un Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI es «la obra magna de este Gobierno» y que «va a llevar su tiempo».

También ha apuntado que el Gobierno tiene interés por trabajar en la soberanía del tiempo, pero que, en este momento, se van a abordar todas las reformas que hay pendientes y después, «a lo mejor con mirada en el ejercicio siguiente, se puede hablar y tratar en profundidad lo que tiene que ver con los tiempos de trabajo, pero con serenidad y análisis, ya que ahora mismo es muy precipitado».