Quantcast

Abengoa finaliza la construcción de la desaladora de Salalah, en Omán

Abengoa, a través de su división de agua Abengoa Agua, ha finalizado la construcción de la planta desaladora de ósmosis inversa que desarrollaba en la ciudad de Salalah, en la región de Dhofar, para un consorcio liderado por ACWA Power y compuesto también por Veolia y Dhofar International for Investment and Development Co SAOG, informó la compañía.

La desaladora, que tiene una capacidad de 113.500 metros cúbicos diarios, comenzó a producir agua el pasado mes de diciembre y, una vez culminadas las pruebas de funcionamiento, ha iniciado su operación comercial este mes de marzo.

Esta planta viene a reforzar el abastecimiento de agua potable a esta región del Sur de Omán que, como otras de Oriente Medio, padece problemas de escasez de agua. Además, las instalaciones de la desaladora están diseñadas para producir hasta 120.000 metros cúbicos diarios en caso necesario.

La desaladora de Salalah ha supuesto un importante reto desde el punto de vista de su diseño y construcción, ya que es capaz de adaptarse a las condiciones climáticas tan cambiantes de la zona y, en concreto, al empeoramiento de la calidad de agua de mar, originados por el fenómeno meteorológico denominado ‘Khareef’.

Este fenómeno, que ocurre durante los meses de junio a septiembre, provoca un incremento de la actividad microbiológica que, unido a las precipitaciones, el viento y las olas, contribuye a un aumento significativo de los sólidos en suspensión, algas y turbidez del agua de mar.

Para ello, el diseño de la desaladora incluye una línea de pretratamiento de agua de mar compuesta por un sistema de flotación por aire disuelto (Dissolve Air Flotation – DAF), más una doble etapa de filtración multimedia con filtros por gravedad y presión.

El grupo español, en consorcio con Fisia Italiampianti, ha sido la responsable de la ingeniería, suministro y construcción de este proyecto cuyo alcance ha incluido la captación de agua de mar, pretratamiento, sistema de ósmosis inversa con recuperación de energía, post-tratamiento, almacenamiento de agua producto y la descarga de salmuera mediante emisario.

Éste es el segundo proyecto que la compañía ha realizado en Omán, donde ya cuenta con la desaladora de Barka I, con una capacidad de producción de 45.000 metros cúbicos diarios.

Actualmente, dispone de una capacidad global instalada de cerca de 1,8 millones de metros cúbicos al día que se ampliará hasta los 4,3 millones cuando se complete el porfolio en ejecución.