Quantcast

Realizan por primera vez en España una funduplicatura vía endoscópica con el ‘EsophyX-Z’

spot_img

El Centro Médico Teknon ha realizado `por primera vez en España una funduplicatura vía endoscópica con el ‘EsophyX-Z 2.0’, un procedimiento en el que se crea una nueva válvula antirreflujo, para el tratamiento del reflujo gastroesofágico o ERGE.

La operación se llevó a cabo en febrero de 2020 y, tras un año de seguimiento la paciente se encuentra en perfecto estado y se muestra asintomática sin necesidad de tomar ningún tipo de medicación. Y es que, esta nueva técnica ofrece unos «excelentes resultados», similares a los conseguidos mediante cirugía, con las ventajas inherentes a una intervención endoscópica.

«Ya lleva varios años utilizándose en América, pero a Europa no llegó hasta finales del 2019. Está ampliamente avalado su uso por más de 22.000 pacientes en todo el mundo y ahora nosotros en España somos los pioneros en su incorporación», ha explicado la especialista en aparato digestivo, Rocío Temiño, que realizó la intervención junto con el doctor del Instituto de Endoscopia Avanzada Espinós Turró del Centro Médico Teknon, Jorge Carlos Espinós.

En los últimos años se han desarrollado varios dispositivos endoscópicos para el tratamiento del reflujo, si bien el ‘EsophyX-Z 2.0’ es el único que actualmente permite realizar la funduplicatura vía endoscópica. Hasta la fecha, en España la forma de realizar esta intervención es vía laparoscópica, que requiere hacer pequeñas incisiones en el abdomen para, a través de ellas, introducir los instrumentos necesarios para llevar a cabo la funduplicatura.

Durante esta cirugía, el médico envuelve la porción superior del estómago alrededor del esófago, para que, de esta forma, se presione el esfínter esofágico inferior y se prevenga el reflujo. Gracias al nuevo equipo estas incisiones dejan de ser necesarias y la intervención se realiza a través del esófago del paciente y desde dentro del mismo estómago.

«El ‘EsophyX-Z 2.0’ es un aparato que nos permite llegar hasta el estómago del paciente a través de su boca. Una vez dentro y gracias a la visión directa que nos ofrece el endoscopio es posible liberar unos puntos de polipropileno que nos ayuden a unir las capas de tejido esofágico y del fondo del estómago, creando una válvula circunferencial», ha dicho la doctora Temiño.

Para realizar esta intervención es necesario someter al paciente a una anestesia general y su duración es de aproximadamente una hora. Pero, debido a que no es necesario practicar incisiones en el abdomen, requiere únicamente un día de ingreso para el paciente y unos tiempos de recuperación muy cortos.

«Con esta nueva técnica podemos ofrecer a nuestros pacientes un tratamiento desde el punto de vista endoscópico con excelentes resultados y perfil de seguridad, y con la ventaja de la ausencia de disfagia o dificultad para tragar», ha incidido la doctora Temiño.

La nueva técnica que ahora se aplica en el Centro Médico Teknon está indicada para pacientes que tienen una hernia pequeña, cuyo tamaño no exceda a los dos centímetros. La funduplicatura está recomendada en pacientes con ERGE crónico que no consiguen un completo alivio de su sintomatología, pacientes con efectos secundarios de los fármacos o pacientes que no desean tomar medicación de por vida.

Los resultados de los estudios muestran una mejoría de la calidad de vida y una mejoría objetiva determinada por el cese del uso de medicación del 80 por ciento, con una horquilla que va desde el 50 al 97 por ciento. También hay una curación significativa de la esofagitis del 84 por ciento.