Quantcast

Los fondos soberanos invirtieron más de 1.300 millones en España entre 2019 y 2020

España ha registrado doce operaciones de nueve fondos soberanos distintos en el periodo entre enero de 2019 y septiembre 2020, con una inversión cercana a los 1.300 millones de euros, y se esperan entre cuatro y seis operaciones adicionales en los próximos meses, según el ‘Informe Fondos Soberanos 2020’ de IE University e ICEX-Invest in Spain, presentado este miércoles.

De esta forma, España ha logrado mantener la atracción de inversión soberana respecto al informe anterior, a pesar de la pandemia, y ha mejorado su posición relativa, hasta entrar en el ‘top 10’ de países receptores de inversión, con un 3% de las operaciones registradas a nivel mundial en dicho periodo.

Entre las operaciones destacadas, el informe señala las cuatro inversiones del Sopef, el fondo privado de España y Omán, las operaciones inmobiliarias como la compra del Hotel Edition por un vehículo de inversión del fondo de Singapur (GIC) y un fondo de pensiones holandés (APG), así como las alianzas de empresas españolas con fondos soberanos internacionales, con el ejemplo de Grifols y el fondo de inversión pública de Arabia Saudí y de Naturgy, a través de su subsidiaria Global Power Generation, con el de Kuwait.

Durante la presentación, la Secretaria de Estado de Comercio, Xiana Méndez, ha destacado que «cada vez, en mayor medida, los fondos encuentran oportunidades en el país y también ven oportunidades de inversión conjunta con empresas españolas en terceros mercados».

Más de 15 fondos soberanos cuentan con inversiones en España, por valor de 42.000 millones de euros, en forma de inversión directa, inversión en cartera y compra de deuda, según ha explicado la Secretaria de Estado de Comercio.

«Los fondos soberanos son un inversor de primer orden en España, no ya solo por su volumen, sino porque su presencia es estable a largo plazo y está altamente alineada con los objetivos de transformación productiva de España hacia una economía digital y más sostenible», ha insistido.

En esta línea, Méndez ha recordado que los fondos ‘Next Generation UE’ permitirán movilizar un volumen de inversión sin precedentes para la transformación del modelo económico en España y ha avanzado que los fondos soberanos podrán encontrar «oportunidades de inversión» en el país.

Además, ha enfatizado la tendencia creciente de los fondos hacia las inversiones con impacto positivo en sostenibilidad. «Estamos comprometidos con la transformación sostenible, que puede y debe ser un pilar básico de crecimiento a través de diversificación de inversiones y la retención de inversión extranjera en sectores claves para el crecimiento», ha apostillado.

En los tres primeros trimestres de 2020, la Inversión Extranjera Directa (IED) en España cayó un 13% interanual por la pandemia, si bien la Secretaria de Estado de Comercio ha señalado los «datos esperanzadores» de cara al último trimestre.

CRECE EL PATRIMONIO GESTIONADO POR FONDOS SOBERANOS

El informe recoge que hay 95 fondos soberanos activos que gestionan por primera vez más de 9 billones de dólares (7,4 billones de euros), lo que supone un crecimiento del 8% con respecto al año pasado.

Al menos 67 países cuentan con un fondo soberano, lo que supone dos más que en el informe de 2019. Entre enero de 2019 y septiembre de 2020 se realizaron 165 operaciones por valor de 43.000 millones de dólares (unos 35.500 millones de euros).

Los sectores en los que los fondos soberanos fueron más activos son el tecnológico, con el 25% de las operaciones, servicios (18%) y ciencias de la vida (17,6%). Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, China, India y México fueron los destinos de la mayor parte de la inversión soberana en 2020.

SECTORES MÁS ATRACTIVOS

Según los autores del informe, se observa la recuperación de las infraestructuras, ligadas al gas natural, transporte y telecomunicaciones, tras el análisis detallado de las 42 industrias donde invirtieron.

También se mantiene la apuesta por el inmobiliario, con una inversión fuerte en el segmento industrial (almacenes, centros logísticos y naves industriales), unido a la apuesta contracíclica en oficinas y hoteles, que se demuestran valiosos para los inversores de largo plazo.

En el segmento tecnológico destacan las inversiones en empresas de alimentación sostenible, la búsqueda de fuentes de energía alternativa, el sector educativo (sobre todo el apartado de educación a distancia) y las empresas de fintech (pagos y neobancos, principalmente).

No obstante, pierden peso las inversiones en soluciones de movilidad, muy invertidas en los últimos años. Los fondos soberanos participaron de manera prioritaria en empresas de biotecnología, entre las que destacan las del desarrollo de vacunas frente al coronavirus como BioNTech, CureVac o el proyecto detrás de la vacuna rusa, Sputnik V.

APUESTAN POR EL VENTURE CAPITAL

En las inversiones en ‘venture capital’ tan solo seis fondos consiguieron mantener su presencia en rondas de inversión en este año. Esta concentración contrasta con los 10 fondos distintos que participaron en rondas de financiación en 2019 o los 14 fondos soberanos que lo hicieron en 2018.

Solo los fondos con equipos propios y una estrategia estructurada mostraron esta fortaleza. Destacan en este campo, un año más, los fondos de Singapur (Temasek y GIC) acompañados de cerca por el emiratí Mubadala, cuya estrategia descrita en el Informe anterior, empieza a dar resultados.