Quantcast

Tortilla de patatas sin huevo: ¡así puedes prepararla!

Cuando pensamos en una tortilla, de inmediato la enlazamos con su ingrediente principal: el huevo, para hacerla jugosa. Y es que se nos hace imposible imaginarnos una tortilla sin esta base proteica, para algunos puede parecer similar a beber un jugo sin agua, pues el huevo es la base de toda tortilla ¿o no?

Sin embargo ¿qué pensarías si te contáramos que es posible realizar una de estas deliciosas tortillas sin la necesidad de utilizar los huevos como base? Pues a continuación te mostraremos que si es posible, y hasta en el microondas, solo será necesario utilizar otros ingredientes. ¿Quieres aprender cómo se hace? ¡Te lo mostraremos!

¿Por qué hacer una tortilla de patatas sin huevo?

¿Por qué hacer una tortilla de patatas sin huevo?

Esta interesante alternativa que hoy te traemos es ideal para personas a las que el huevo les causa alergia, por lo que se ven obligadas a sustituirlo por otros ingredientes. También es una buena opción para aquellas personas veganas, o que son aficionadas a la cocina de este tipo, pues tomando en cuenta que el huevo es un producto animal, al sustituirlo por ingredientes de origen vegetal no habrán problemas al momento de ingerirlos, además de lo más importante: no perder la calidad del platillo que prepares.

El ingrediente sustituto

El ingrediente sustituto

El ingrediente que utilizaremos para sustituir los huevos es nada más y nada menos que la harina de garbanzo, la cual será nuestro ingrediente estrella. Aunque existen otras alternativas para elegir como sustituto, esta harina es la que mejores resultados ofrece (y vaya que son sorprendentes). El sabor y la textura que ofrece el resultado final son bastante similar al que nos resulta de realizar la receta tradicional, lo cual como te dijimos antes, es algo que no puede pasar por debajo de la mesa.

Apta para muchas personas

Apta para muchas personas

Otra de las ventajas que realizar esta tortilla de patatas con harina de garbanzo nos puede otorgar, es que es apta para celíacos, ya que la harina de garbanzo no posee gluten. Además, también es totalmente apta para las personas que son intolerantes a la lactosa, y como ya te explicamos, también es ideal para quienes son alérgicos al huevo y para los veganos.

Esta sin lugar a dudas es una receta bastante versátil y deliciosa, la cual siguiendo al pie de la letra nuestro paso a paso, podrás preparar en poco tiempo y con mucha facilidad.

Ingredientes:

Ingredientes:
  1. 800 gr de patatas
  2. 16 cucharadas de harina de garbanzo
  3. 16 cucharadas de agua
  4. ½ cebolla
  5. Aceite de oliva extra virgen
  6. Sal al gusto

Preparación

Preparación

Primer paso: pela todas las patatas. A continuación procederás a lavarlas y picarlas por la mitad para luego picarla en rebanadas delgadas. Una vez hecho esto, toma la cebolla y pícala en trozos muy pequeños.

Segundo paso: Procede a tomar una sartén, allí añadirás una buena cantidad de aceite de oliva extra virgen y llévala a la estufa. Cuando esté bien caliente, añade las patatas, la cebolla, y la sal, cuya cantidad variará según tu gusto. Tapa la sartén, y deja que las patatas se cocinen a un nivel de fuego medio hasta que estén cocinadas y doradas. Este proceso puede tardar unos 20 minutos aproximadamente.

Trata de remover cada cierto tiempo las patatas y la cebolla para evitar que se adhieran a la sartén. Cuando estén totalmente listas, apaga la estufa y cuela todo lo que cocinaste con una espumadera o con un colador para eliminar todos los restos de aceite que hayan quedado.

Tercer paso: Toma un bol, en él añadirás las 16 cucharadas de harina y de agua, revuelve bien hasta que la mezcla se integre totalmente y evitando grumos. Ahí añadirás un poco de sal, las patatas y las cebollas ya cocinadas.

Cuarto paso: ve nuevamente por la sartén, allí añade una o dos cucharadas del aceite de oliva extra virgen y llévala a la estufa. Espera a que se caliente, y cuando ya lo esté, agrega la mezcla que preparaste en el paso anterior y deja que poco a poco cuaje, a fuego medio como cuando freíste las patatas junto a la cebolla.

Este proceso deberá durar unos cinco minutos, al pasar ese tiempo, coloca un plato sobre la tortilla y voltéalo para que se cocine por el otro lado por unos 5 minutos más. Ten cuidado de darle la cantidad de vueltas que sea necesaria, de tal forma garantizarás que tu tortilla de patatas quede bien cocida por dentro, pero dorada y apetitosa por fuera.

Alternativas para la alternativa

Alternativas para la alternativa

En caso de que no poseas, no encuentres o simplemente no te guste la harina de garbanzo, no te preocupes, también puedes utilizar otro tipo de ingredientes, como por ejemplo, la harina de trigo, o realizar una mezcla de harina de trigo y maíz. Sin embargo, te recomendamos que pruebes con la harina de garbanzo, y que es la que mejores resultados te ofrecerá, tanto en sabor, como en textura.

Ingredientes opcionales

Ingredientes opcionales

También puedes optar por añadir algunos ingredientes que no te mencionamos en la receta, por ejemplo, podrías agregar 3 cucharadas de leche al momento de mezclar la harina con el agua. Por otro lado, a esta misma masa creada, puedes colocarle algunos cuadritos de queso crema, lo cual le dará un toque aún mejor a tu tortilla de patatas, pero perdiendo la cualidad de ser vegana y apta para los intolerantes a la lactosa.

Una opción más ligera

Una opción más ligera

Si la idea de freír las patatas y la cebolla en rebosante aceite no te anima mucho por ser muy pesada, también te tenemos la solución. En una sartén, en lugar de añadir abundante aceite al momento de freír los ingredientes mencionados, añade solamente una o dos cucharadas de aceite, déjalo calentar, y cuando esté listo, agrega las papas y cebolla con la sal.

Luego coloca una taza de agua y sube el fuego a llama alta. Cuando esté hirviendo, baja el fuego a medio, y tapa la sartén. Espera unos 20 minutos a que se cocinen bien, revolviendo cada cierto tiempo para prevenir que se peguen. Luego de esto, cuela el agua que te quedó (puede que no te quede) y procede con los demás pasos.