Quantcast

Delegado en Castilla y León: Las manifestaciones del 8M dependen de los informes sanitarios

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, ha dicho que la convocatoria de manifestaciones, ante el próximo 8 de marzo, depende de los informes de la autoridad sanitaria y de las solicitudes de los convocantes, a la vez que ha llamado a la prudencia.

Según ha explicado, cuando son informados de una manifestación, «en el caso que haya alguna interferencia o cualquier otra actividad, establecemos algunas condiciones» en «el marco general del derecho de reunión y de manifestación.

En el caso concreto del 8 de marzo «se solicitará, como hacemos últimamente con todas las convocatorias de manifestación, a la autoridad sanitaria», como es la Junta, su informe, «y en base a las condiciones que establece la autoridad sanitaria tomamos conocimiento de la celebración y trasladamos las condiciones como la vialidad o de otro tipo».

Según Izquierdo, ante unas «circunstancias que siguen siendo complicadas», se pide «la máxima prudencia», y guardar las distancias, usar mascarilla y «garantizar que haya las aglomeraciones imprescindibles o las menores posibles para ejercer los derechos de los ciudadanos, en este caso el manifestación, con la máxima prudencia y con las máximas garantías para evitar contagios».

«La situación sigue siendo todavía complicada y yo insisto en el llamamiento a la prudencia que ayer hacía la ministra de Sanidad», ha añadido el delegado del Gobierno.

A la vez ha recordado «todo un año en el que se están celebrando distintas manifestaciones», de las que «ésta es otra más de las convocatorias que se hacen por parte de la sociedad civil, y las estamos abordando todas de la misma manera».

Como la Junta «no nos ha indicado que se prohibiera ningún tipo de manifestación es lo que vamos a hacer desde el llamamiento a la prudencia que hacemos siempre con todas las manifestaciones que vienen llevándose a cabo desde el pasado mes de mayo».

«Muchas de ellas que se llamaban marchas por la libertad, y en todo caso en lo que hacemos siempre llamamos a la prudencia y siempre respetando las condiciones que dicte la autoridad sanitaria», ha señalado.

La celebración de las manifestaciones «depende de quienes organicen», ante «lo único que podíamos hacer con la norma en la mano es prohibirles si hubiese algún motivo para hacerlo».

Izquierdo ha recordado que en junio hubo algún caso que, con informe desfavorable de la Consejería de Sanidad, fue prohibida, si bien «después los tribunales dijeron que no podíamos prohibirlas», por lo que hay que «conciliar el derecho de manifestación en esta y en todos los demás casos atendiendo siempre a lo que establece la autoridad sanitaria».