Quantcast

El Congreso autoriza el préstamo de rescate al FMI con votos del PSOE, PP, Vox y Podemos

El Pleno del Congreso de los Diputados ha dado ‘luz verde’ este jueves al préstamo de rescate que mantiene España con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y que supone la renovación del acuerdo bilateral para complementar los recursos procedentes de las cuotas de los socios y de los nuevos acuerdos de préstamo.

El acuerdo, remitido el pasado diciembre por el Consejo de Ministros a las Cortes Generales, ha sido respaldado este jueves por el Pleno de la Cámara Baja tras la emisión del dictamen de la Comisión de Asuntos Exteriores.

Han avalado el dictamen el PSOE, el PP, Vox, Unidas Podemos, Ciudadanos, el PDeCAT, UPN, Nueva Canarias, Coalición Canaria, el PRC, Teruel Existe y Foro Asturias. Esquerra Republicana, Junts, Más País-Equo y Compromís se han abstenido, mientras que EH-Bildu y el BNG han votado en contra.

Como curiosidad, tres diputados de Unidas Podemos –Alberto Rodríguez, Isabel Franco y Antón Gómez-Reino– se han abstenido en la votación. No han sido las únicas divisiones de voto, ya que aunque tres de los cinco diputados de Bildu han votado en contra –entre ellas su portavoz, Mertxe Aizpurua–, los otros dos restantes se han abstenido.

UNIDAS PODEMOS VE POSIBLE «REORIENTAR LAS POLÍTICAS» DEL FMI

Durante el Pleno del Congreso, Gerardo Pisarello, secretario primero de la Mesa del Congreso y diputado de Unidas Podemos, una formación habitualmente crítica con el FMI, ha celebrado sus últimos mensajes, «mucho más realistas que los de las derechas de esta Cámara», al advertir de que «si los mercados financieros y especulativos no son controlados» habrá un aumento de la desigualdad y de la conflictividad.

Por ello, el diputado de En Comú Podem ha celebrado esto como «una oportunidad para reconducir los organismos internacionales, incluido el FMI» con el fin de que «pueda ser el instrumento de cooperación con el que soñó Keynes», y ha instado a una mayor implicación de más países, para que no dependa únicamente de Estados Unidos y así poder «reorientar las políticas del fondo».

«Quizás es la última oportunidad que tengamos para una sociedad más justa y eficaz, que permita paz entre pueblos y todas las especies», ha concluido.

PSOE Y PP RESPALDAN LA ACCIÓN DEL FMI

Por su parte, la diputada Ana Belén Fernández Casero ha argumentado su voto a favor «por convicción y responsabilidad», al tratarse de un acuerdo que, ha dicho, «reafirma el compromiso de España» con el multilateralismo y la necesidad de dotar al fondo de más recursos para hacer frente a la crisis provocada por la pandemia.

Asimismo, ha afeado a Vox que votara en contra del dictamen en la Comisión de Asuntos Exteriores –en el Pleno ha votado a favor–, al considerar que la solidaridad «no la entienden muy bien», y les ha instado a que «aunque sea por egoísmo, hagan un esfuerzo de entendimiento».

Mario Garcés, del PP, ha subrayado que su formación defiende «cualquier operación de este tipo», ante el papel que desarrolla el FMI «como organización que da estabilidad, confianza y fondos necesarios», y no es una «pieza antisistema dentro del modelo financiero».

PRÉSTAMO DE HASTA 14.860 MILLONES QUE PODRÍA QUEDARSE A LA MITAD

El acuerdo autoriza al Banco de España a hacer efectivos los pagos del importe del préstamo, hasta 14.860 millones de euros para el período 2021-2023 (extensible hasta 2024), que podrían reducirse a la mitad en caso de que se finalicen las reformas de financiación del organismo.

Así, esta cantidad podría reducirse a hasta un máximo de 6.401 millones en caso de alcanzarse un acuerdo entre los socios del FMI para realizar el trasvase de recursos de estos acuerdos hacia los NAB (nuevos acuerdos de préstamo, por sus siglas en inglés).

Los acuerdos bilaterales de préstamo suponen la tercera línea de rescate del Fondo, que este emplea cuando es necesario complementar los recursos procedentes de las cuotas de los socios y de los nuevos acuerdos de préstamo (NAB). El objetivo de todas estas líneas de crédito es evitar un deterioro del sistema monetario internacional o hacer frente a una situación excepcional que amenace la estabilidad de dicho sistema.

El 27 de octubre, el Gobierno autorizó la renovación del acuerdo, que fue firmado posteriormente el 30 de octubre en Madrid por la vicepresidenta tercera del Gobierno, Nadia Calviño, y el 11 de noviembre en Washington por la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

El acuerdo bilateral actual, aprobado en 2016, estará vigente hasta finales de este año. El periodo inicial era de tres años, pero el directorio ejecutivo del FMI decidió ampliar el plazo un año adicional.

A partir de 2021, los socios del FMI han decidido realizar un trasvase de recursos de los acuerdos bilaterales hacia los NAB, manteniendo el volumen general de recursos del Fondo intacto, aunque es algo que tiene que ser aprobado por los socios.

Si se llega a ese acuerdo, la cuota de España en el acuerdo bilateral de préstamo pasará a ser de 6.401 millones de euros para el periodo 2021-2023 (extensible hasta 2024). Si no hay acuerdo, se mantendrá como hasta ahora en 14.860 millones de euros.

Según manifestó el Gobierno en diciembre al aprobar este acuerdo, este tipo de préstamos no tienen «incidencia alguna» en el déficit y deuda públicos, dado que se trata de recursos monetarios. En caso de que se apruebe su desembolso, el pago lo realizará el Banco de España y la operación se recogerá en su balance.

En septiembre, el Ejecutivo ya renovó su adhesión a los NAB, la segunda línea de rescate del FMI y cuyo periodo de vigencia irá de 2021 a 2025.