Quantcast

El ‘Museo del Confort’ de Citröen hace brillar a los mejores inventos españoles de la historia

Cuando nos invitaron al ‘Museo del Confort’ casi todo nos llamó la atención. Que se hallara ‘alojado’ en una cuenta de Instagram ya era sorprendente -se trata del primer museo en este formato en España-, pero que detrás de todo esto estuviera Citröen, una compañía de coches, acababa de rizar el rizo.

Con esta ingeniosa iniciativa, la marca automovilística pretende poner en valor los inventos españoles más importantes de la historia. Y es que hay gran cantidad de productos que forman parte de nuestro día a día y que no suelen identificarse como ‘made in Spain’. Algo similar a lo que sucede con su modelo C4, que se fabrica para todo el mundo en Madrid.

Por esta razón, Citröen ha habilitado un museo virtual -ideado por el arquitecto especialista en diseño Juli Capella– donde exhibir y explicar estas invenciones para concederles la importancia que merecen. El reconocido autor, que ha publicado libros como ‘Así nacen las cosas’ y ‘Made in Spain’, ha ejercido de guía improvisado -y de lujo- en un encuentro virtual programado para varios medios de comunicación donde QUÉ! ha estado presente.

Juli Capella, en el encuentro virtual programado por el 'Museo del Confort'.

El espacio virtual creado por Capella esta subdividido en cuatro salas (confort, diseño, tecnología, electricidad) donde están agrupados los 50 inventos seleccionados. En este encuentro, y de la mano del creador, hemos ido transitando por las cuatro diferentes secciones en un recorrido que, temporalmente hablando, transcurre por varios siglos. Desde las carabelas con las que se surcaron por primera vez el Atlántico a los brazos robóticos con los que hacer cirugías internas: los hay de todos los gustos, diseños, edades y utilidades.

INVENTOS PARA SENTIRSE ORGULLOSO

Nada más ‘entrar’ en el museo, y en la primera de estas salas, podemos encontrar algunos de los inventos españoles que más nos han facilitado la vida a lo largo de la historia. ‘Confort’ pone en la puerta. La jeringuilla, el abrelatas, la minipimer, el abanico, la fregona o el chupachups son algunos de los artilugios ‘expuestos’.

Al ‘pasar’ a la segunda sala observamos un cambio en el tipo de utensilios. En este espacio están expuestos ideas brillantes relacionadas con el diseño: el futbolín, la grapadora, la peineta, el interruptor Simón o la mítica carabela de Enrique el Navegante -concebida en el siglo XV- son algunos de los objetos que se exponen en esta sala. Y es que, en el diseño, es muy importante el exterior, pero sobre todo que acaben funcionando. “Cuando hay conjunción entre forma y función es cuando el diseño ha funcionado”, explicaba Capella mientras visitábamos el espacio.

La tercera sala de este museo virtual está habilitada para utensilios relacionados con la tecnología, como el traje de astronauta de Emilio Herrero, el submarino de Manturiol, el autogiro de Juan de la Cierva o el laringoscopio de Manuel García, entre otros inventos españoles de gran utilidad. 

Las diferentes salas del Museo del Confort de Citröen

Acompañados por nuestro particular guía, el reconocido arquitecto y diseñador Juli Capella, llegamos a la cuarta y última sala, en la que la electricidad es protagonista. Aquí se encontraban, entre otros inventos patrios, el teleférico, el puntero láser -estos dos primeros de Torres Quevedo, ‘el Da Vinci español’-, el Talgo o la máquina de rayos portátiles. Como puede apreciarse, son invenciones especialmente relevantes a las que quizá no se les haya prestado tanta importancia.

A modo de conclusión, y ante preguntas de los medios presentes, Juli Capella ha puesto en valor el ingenio español, aunque ha reconocido que haría falta una mayor y mejor inversión en I+D. “España no es muy innovadora. Es más ingeniosa que innovadora, al menos si lo medimos por las patentes”, admitía el arquitecto.

A pesar de ello, ha puesto en valor el gran trabajo que se realiza con los pocos medios de los que se dispone. Cabe recordar, además, que la industralización desigual del país y la excesiva apuesta por el turismo ha lastrado el desarrollo del sector industrial, de ahí que el valor de estos inventos sea doble. Aun así, Capella ha mostrado en todo momento su admiración por los grandes creadores españoles, reconociendo que, para él, este trabajo había sido “un divertimento”, ya que promocionar “el diseño y la invención” es uno de sus mayores placeres.

CONFORT Y BIENESTAR EN EL CITRÖEN C4

Citröen ha promovido esta iniciativa para reivindicar el ‘orgullo‘ -como españoles- de haber contribuido al mundo de esta manera. Muchas veces nos olvidamos que el ‘made in spain’ también es una denominación con prestigio y que evidencia la necesidad de seguir invirtiendo en I+D. Si España lo hace al 1,2%, Japón, líder en número de patentes, dedica un 4%.

La marca automovilística francesa, que produce en España el C4 para todo el mundo, se ha dejado influir por la huella de estos inventores a la hora de diseñar este modelo. De esta manera, buscaron “aportar confort y bienestar en el coche añadiéndole valor estético, comodidad e innovación”.