Quantcast

Por qué no deberías posponer 10 minutos tu alarma

Tenemos una batalla diaria en contra de la alarma que no conoce límites. En cierta forma, todos en algún momento le hemos cogido muchísima ira al despertador y no queremos que suene; es el momento de levantarnos de la cama para ir a trabajar o hacer cualquier otra actividad importante.

Es habitual que caigamos en la tentación de posponer al menos 10 minutos para seguir en el sueño, otros sí pueden despertarse justo al sonido, algunos lo hacen antes. Sin embargo, lo que más prolifera en los actuales momentos es el grupo de personas que se regalan más tiempo en el añadido con el objetivo de descansar. Pese a ello, no sería recomendable y ya te diremos los motivos vinculantes.

La dinámica de los minutos en la alarma

La dinámica de los minutos en la alarma

Es un completo mar de curiosidades lo que rodea al hábito de los 5 o 10 minutos en la alarma diaria. De hecho, quien no lo haya hecho es casi difícil de creer, es algo prácticamente natural donde todos hemos caído en ese momento, bien sea porque estamos muy cansados, nos acostamos tarde o realmente no nos gusta levantarnos temprano.

Y es que, de por sí, dormir es uno de los procesos humanos más valiosos que existe. Saber aprovecharlo, es sin duda la mejor arma para tener un rendimiento cotidiano, siempre y cuando duermas lo suficiente, al menos 8 horas. La idea de ese tiempo extra no es del todo buena, así que es preciso que conozcas sus implicaciones.