Quantcast

Cómo saber si tu perro tiene unos kilos de más

El perro , al igual que los seres humanos, pasan por altibajos a lo largo de sus vidas y no siempre están en forma.

Descontroles , comida en exceso, golosinas y una vida sedentaria puede ocasionar que el perro de la casa esté caminando rumbo a la obesidad.

Lea TAMBIÉN: CÓMO USAR EL HILO DENTAL

Especialmente la vida sedentaria, y una excesiva ingesta de calorías en relación a la energía gastada, son factores determinantes para que nuestra mascota tenga sobrepeso. Dicha condición es bastante común en la sociedad actual, ya que las mascotas también se han habituado a disfrutar de una vida cómoda y reposada.

Cero actividad física, nada de juegos y solo comer, puede ocasionar que el perro acorte su vida.

Observa con atención la contextura del perro

Observa con atención la contextura del perro

Observa el cuerpo de tu perro y evalúa si ha perdido su forma y sus curvas naturales. Si esto es así, significa que tiene demasiada grasa acumulada en la zona abdominal y en la cintura.

Cuando un perro está obeso, es difícil palpar sus costillas y contarlas debido a un exceso de grasa.

Así que lo que debes hacer es controlar su actitud. Si tu perro tiene sobrepeso, se fatigará fácilmente y podrá incluso respirar con dificultad. Esta es la parte complicada de la situación, pues si no hacemos o no atendemos el asunto con inmediatez, puede terminar de forma fatal.

Emprender el camino para conseguir que tu perro adelgace y tenga el peso corporal ideal, puede ser desalentador. Incluso cuando están en la etapa avanzada de no querer caminar , les cuesta correr y hasta ladrar.

¿Qué hacer ante los kilos extras de mi perro?

¿Qué hacer ante los kilos extras de mi perro?

Para atender de inmediato el sedentarismo y actuar lo más pronto posible ante los kilos extras de nuestro perro, es necesario que tomes en cuenta los siguientes consejos.

Comida saludable y deliciosa. Cuando tu perro inicie un programa de pérdida de peso, es preferible que le sirvas su cantidad de alimento diario en dos o tres pequeñas tomas al día. Estas cantidades espaciadas a lo largo del día reducirán su sensación de hambre.

Calcula la toma con precisión para no sobrealimentar a tu perro.

Intenta no darle sobras. Esta costumbre, añade muchas calorías no deseadas de forma nutricional equivocada. La familia y los amigos pueden contribuir a este mal hábito, de manera que tienen que saber que tu perro está siguiendo un programa para controlar su peso.

Las recompensas son un buen estímulo para favorecer parte de la relación con tu perro, pero acostumbran a sobrealimentarlo con calorías ocultas. Así que toma nota de lo siguiente:

  • No lo alimentes con snacks grasos.
  • Corta los snacks en pequeños trozos o escoge snacks más saludables.
  • Cada vez que le des un snack a tu perro, pon otro en una caja. Esto te permitirá controlar el número de snacks que le estás dando.
  • Si tu perro te insiste para que le des snacks, trata de distraerlo jugando con él.De esa forma también lo incentivarás para que realice ejercicio.

Ejercicios caninos

Ejercicios caninos

Cuando se está en plan de pérdida de peso, es importante contar con un programa de ejercicios para aumentar energía. Pasear por el parque o jugar juntos en casa, son actividades necesarias para fortalecer la relación con el perro y al mismo tiempo ayuda a nuestra mascota a ser más activo.

La variedad es muy importante en la vida de los perros, por lo que una buena rutina de ejercicios debe incorporar actividades de distinta índole. El uso de juguetes y pelotas, te ofrece un amplio espectro de posibilidades para fomentar su energía.

Hacer que juegue con otros perros, facilita sus ganas de hacer ejercicio. Los perros, cuando interactúan con otros perros, queman más calorías.

También puedes plantearte el practicar algún deporte con tu perro pero, antes de llevarlo a la práctica, es aconsejable visitar al veterinario para que te confirme que dicha actividad no será perjudicial para su salud.

Control de peso

Marcar objetivos hace que sea más fácil y divertido seguir el progreso de tu perro. Prueba a anotar en una tabla la evolución de su peso, midiéndole la cintura y controlando su forma corporal con el Sistema de Condición Corporal.

Un buen objetivo es intentar que tu perro pierda un 2% de su peso a la semana.

Debes estar plenamente dispuesto y con ese objetivo en mente.

Ánimo y disposición

La pérdida de peso en un perro, es un proceso progresivo, que implica tiempo y esfuerzo. No dejes que estos factores te hundan. Piensa que el hecho de que el proceso sea gradual es positivo, e implica que sea más improbable que vuelva a recuperar el peso. Todo es un proceso que paulatinamente se irá desarrollando.

Tabla de pesos

Tabla de pesos

Para saber si tu perro está en su peso ideal puedes fijarte en una tabla de condición corporal.

Muy delgado (20% por debajo del peso ideal)

  • El perro tiene las costillas, la columna vertebral y la pelvis visibles a la vista.
  • Tiene poca masa muscular.
  • No tiene grasa palpable en la caja torácica
  • El perro tiene las costillas, la columna vertebral y la pelvis visibles a la vista.
  • Tiene poca masa muscular.

Delgado (10% por debajo del peso ideal)

  • Las costillas, vértebras y protuberancias óseas del perro son apreciables.
  • La cintura se ve claramente.
  • Sin capa de grasa en el pecho.
  • Peso ideal
  • Las costillas, vértebras y protuberancias óseas pueden sentirse pero no verse.
  • La cintura se ve claramente.

Sobrepeso (10% por encima del peso ideal)

  • Las costillas, vértebras lumbares y todas las protuberancias óseas son difíciles de percibir.
  • La cintura no se aprecia.
  • Notables depósitos de grasa en el área lumbar y en la base de la cola.

Obesidad (20% por encima del peso ideal)

  • Hay una capa visible de grasa sobre la caja torácica, la zona lumbar y la base de la cola.
  • La cintura no se aprecia.
  • Hay un incremento visible de la zona abdominal.

Después de verificar en la tabla y darte cuenta que tu perro no está en forma, es el momento de hacer más deporte y de plantear un cambio en su alimentación.