Quantcast

Cómo saber si un huevo está bueno

El huevo es un alimento que puede ser frito, cocido, relleno, revuelto, solo o acompañado. Sus infinitas maneras de comerlo lo hacen perfecto para desayunos y cenas.

Pero tal como existen diferentes formas de prepararlo, también hay varias formas de conocer qué tan buenos se encuentran para prepararlos.

Lea TAMBIÉN: CÓMO UTILIZAR GENIALLY

Para muchos, los huevos pueden permanecer durante un buen tiempo en la cocina. Pero la verdad es que como cualquier otro alimento también tiene su punto de envejecimiento y por tanto su sabor y consistencia no es igual.

A mayor tiempo desde la puesta del huevo y mayor temperatura de conservación, el huevo tendrá una mayor formación de la cámara de aire. Esto sucede porque la cutícula , que es la capa formada por proteínas, fundamentalmente, que protege el exterior del huevo, se va degradando.

Por lo tanto permite la salida de agua del interior del huevo y el intercambio gaseoso. Es decir, a mayor cámara de aire, menos fresco estará.

¿Cómo saber si un huevo está bueno?

¿Cómo saber si un huevo está bueno?

La legislación obliga a establecer la fecha de consumo preferente en 28 días desde la puesta del huevo. Por lo tanto, una de las tantas maneras para saber si el huevo está malo, es comprobar si está dentro de la fecha de consumo preferente.

Si la fecha se ha pasado o el huevo carece de ella porque viene directo de una granja, sería necesario revisar otras características. Por ejemplo, si el huevo tiene un olor fuerte o la cáscara presenta mal aspecto o tiene grietas.

Algunos mecanismos que utilizan las personas para verificar que tan fresco está es agitar el huevo y escuchar. Mientras más ruido haga, más viejo se encuentra el huevo porque la cámara de aire es mayor.

También puede ser útil sumergir el huevo en agua con sal (al 10%). En caso que el huevo se hunda, significa que se encuentra muy fresco, es decir, tiene una cámara de aire pequeña.

Si flota , significa que el huevo ha pasado más tiempo desde la puesta. Pero como el tamaño de la cámara de aire depende de las condiciones de conservación, este método no es absolutamente fiable.

Es preciso recordar que si hay frío y humedad, se conserva mejor y la cámara será más pequeña.

Otro método de verificación es colocar el huevo a contraluz mientras hacemos movimientos circulares. De esta manera se puede ver si la yema se mantiene en el centro, de manera que se confirme si está en condiciones o no.

También es posible evaluarlo al abrirlo, la yema queda en el centro cuando se encuentran totalmente frescos. Mientras que si el huevo no está fresco, la yema se desparrama.

Huevo con clara amarilla ¿qué significa?

Huevo con clara amarilla ¿qué significa?

En función del color de la yema, también se puede saber si el alimento está malo o menos fresco. Aunque es preciso aclarar que el color no es determinante, ya que siempre dependerá del tipo de gallina que lo haya puesto.

Pero se dice que lo que sí puede expresarnos sin duda si una postura está malo o no es el color de la clara.

Si la clara de dicho alimento cuenta con ciertas manchas verdosas o más oscuras, entonces debes desechar el huevo porque indica que está infectado por bacterias u hongos.

En ocasiones, tras haber cocido y abrirlos, es posible encontrar con una fina línea en tonos verdosos pero no hay de qué preocuparse, ya que el huevo sigue estando en buen estado.

Por otro lado, una clara demasiado líquida o amarilla son indicativos de un huevo caducado o podrido, por lo que no es recomendable comerlo.

¿Qué pasa si está dañado?

¿Qué pasa si está dañado?

Ingerir un huevo en mal estado puede ser muy perjudicial para la salud. En épocas de calor, se corre el riesgo de contraer salmonella si se ingiere una postura en mal estado.

Aunque esta bacteria puede estar presente en el alimento en mal estado en cualquier época del año si se han dado las condiciones de humedad favorables para ello. Si hay contagio de salmonella, a las pocas horas empezarán los dolores de estómago y la infección estomacal.

Por otro lado, si no contraes esta enfermedad, igualmente puedes presentar infecciones en el estómago, que provocan vómitos y dolores pero que no duran más de 24 horas.

Ten en cuenta que los ancianos, los niños y los bebés son los que se encuentran más expuestos a contraer una salmonellosis grave, ya que poseen un sistema inmunológico vulnerable.

En cualquier caso, ante la sospecha de haber comido dicho alimento pero estaba malo, es recomendable visitar al médico lo antes posible. De esta manera se evita complicaciones estomacales más adelante.

Es preciso aclarar que este alimento fresco no es garantía de que esté libre de bacterias, especialmente si son caseros, ya que los sistemas de producción no están tan estandarizados como los de granja o los industriales.