Quantcast

El motivo por el que no debería haber huecos entre tu mascarilla y tu cara

La forma de llevar la mascarilla se ha repetido hasta la saciedad, pero vamos a ver el motivo por el que no debería haber huecos entre tu mascarilla y tu cara. Ya llevamos un año conviviendo con el SARS-CoV-2 y su derivado, la COVID-19, por lo que cada vez vamos sabiendo más sobre este virus que ha producido la primera pandemia de la era moderna. Ya hemos hablado en anteriores artículos sobre las mascarillas que hay que utilizar, los diferentes tipos que existen, cómo tratar con ellas y cómo limpiarlas en caso de que esto sea posible. Por otro lado, sabemos que el coronavirus se transmite por el aire, por lo que de ahí viene la importancia de llevar mascarilla.

Ya sea mascarillas de tela, quirúrgicas, FFP2, cualquiera que llevemos, estas deberán ir perfectamente ajustadas a nuestra cara, sin dejar ningún hueco por el que pueda filtrarse aire contaminado con el virus, ya que de esta forma podremos contagiarnos.

Veamos algo más sobre la mascarilla:

La investigación del Covid-19

Durante la explosión del coronavirus en el mundo se fue investigando y sabiendo más sobre este virus, pero en un primer momento era verdaderamente desconocido, por lo que los pasos que se fueron dando ahora parecen incluso raros.

De hecho, en un primer momento parecía que la mascarilla nos protegía de las gotitas que había en la saliva de la gente, pero ahora que sabemos y conocemos más sobre los denominados aerosoles es más importante aún el hecho de que no exista hueco alguno por el que se filtre aire contaminado por el virus en nuestra mascarilla.