Quantcast

Qué es la fenilalanina

La fenilalanina es un aminoácido esencial que no se obtiene por la producción del organismo. Sin embargo es posible obtenerlo a través de la ingesta de ciertos alimentos.

Este aminoácido es muy importante para la formación de neurotransmisores. Por lo que es capaz de mejorar la memoria, aumentar la capacidad mental y mejorar el humor.

Le puede interesar: QUÉ ES LA INCAPACIDAD PERMANENTE

Se cree también, que la fenilalanina actúa como un inhibidor natural del apetito, y cuando es combinado con el ejercicio este acelera la movilización de las grasas.

Por otra lado, la fenilalanina como aminoácido esencial aromático neutro, es de los aminoácidos más hidrófobos.

Además, la fenilalanina se puede transformar en tirosina, precursora de hormonas como la tiroxina secretada por la glándula tiroides. Catecolaminas como noradrenalina y adrenalina o neurotransmisores como la dopamina.

La fenilalanina junto con el triptófano controla la secreción de colecistoquinina, hormona que interviene en el control de la saciedad, disminuyendo el apetito.

Además, es capaz de bloquear ciertas enzimas presentes en el sistema nervioso central que degradan endorfinas y encefalinas. Dichas sustancias parecidas a la morfina actúan como potentes analgésicos endógenos.

También se encuentra en la estructura de neuropéptidos y se piensa que desempeña un papel importante en la memoria, el estado de alerta y puede estar relacionada con el sentimiento de estar enamorado.

Origen de la fenilalanina

Origen de la fenilalanina

En cuanto al origen, la fenilalanina se encuentra principalmente en alimentos ricos en proteínas:

  • Origen animal: carne, pescado, huevo y productos lácteos.
  • Origen vegetal: espárragos, legumbres, levadura de cerveza, soja y algunas plantas ricas en proteínas.

La fenilalanina forma parte también del edulcorante aspartamo, por lo que también suele estar presente en alimentos dietéticos, dulces y bebidas refrescantes.

Todo alimento que contenga una fuente de fenilalanina debe indicarlo en el empaque, a fin de que las personas que sufren fenilcetonuria puedan controlar su nivel de ingesta de este aminoácido.

La fenilalanina se suministra principalmente en tres formas, L-fenilalanina como complemento dietético, D-fenilalanina para el tratamiento de dolor y depresión o DL en una mezcla 50%-50%.

Aplicaciones de la fenilalanina

Aplicaciones de la fenilalanina

Como ya lo hemos mencionado, la fenilalanina es un aminoácido esencial y debe ingerirse en la dieta. Esta se emplea con distintos objetivos tales como alivio del dolor, espalda baja, dolores menstruales, migrañas, dolores musculares, artritis reumatoide y osteoartritis.

Asimismo, este aminoácido es usado para tratamientos antidepresivos ya que funciona para mejorar la sensación de bienestar ya que aumenta los niveles de endorfina.

La fenilalanina puede encontrarse en algunos productos con sustancias estimulantes, pues también funciona para reducir la sensación de nerviosismo o angustia.

Como consecuencia de su relación con la colecistoquinina hace que también se emplee para controlar la sensación de hambre y apetito.

También se aplica en la síntesis de colágeno y se utiliza en alteraciones de la pigmentación cutánea.

Debido a su implicación con la síntesis de dopamina, esta se complementa la dieta con fenilalanina para disminuir síntomas de algunas enfermedades neurológica. Sin olvidar que promueve el estado de alerta, la memoria y el aprendizaje.

En cuanto a las dosis las necesidades de fenilalanina están en 100 mg/kg/día. Las dosis que suelen emplearse como complemento de la dieta son unos 500 mg junto con vitamina B6 dos veces al día.

Como complemento del tratamiento de trastornos nerviosos dosis entre 100-500 mg de DL fenilalanina al día.

Además, hay que tener en cuenta que la cafeína disminuye la absorción del aminoácido por lo que no es recomendable consumirla junto con productos que contengan cafeína.

¿Puede causar problemas?

¿Puede causar problemas?

El consumo de fenilalanina en dosis superiores a 2,4 gramos al día pueden ocasionar diarreas, náuseas, vómitos, fiebre, dolor de cabeza y vértigo.

Por lo que es importante seguir las recomendaciones del fabricante. Esto debido a que los complementos dietéticos que contienen una alta concentración de fenilalanina, mayormente no suelen consumirse más de 2 o 3 semanas seguidas.

Esta recomendación no influye a productos como proteínas de suero, caseína y proteínas soja que contienen fenilalanina de forma natural, sino más bien a aquellos en los que se suministra de forma aislada y/o en alta concentración.

Dicho aminoácido estimula la liberación de adrenalina y podría elevar la presión arterial. Mientras que para las personas que padecen afecciones hepáticas o renales no deben ingerir grandes cantidades sin las recomendaciones de un médico tratante.

Tampoco se recomienda consumir complementos de fenilalanina a mujeres embarazadas, personas que sufran fenilcetonuria y cáncer de piel. Además, tampoco es recomendable el consumo de fenilalanina en pacientes con historial de envenenamiento con arsénico o pacientes que estén sometidos a radioterapia.

Es preciso y recomendable acudir a un médico especialista o tratante para aclarar cualquier duda al respecto. Al igual que si se padece cualquier otra enfermedad y el aminoácido suponga un riesgo o complicaciones. Pues bajo ningún concepto es recomendable la ingesta ni exceso de consumo de un producto si se padece alguna afección o malestar.