Quantcast

Qué es la contaminación

La contaminación es aquella que se genera tras la introducción de sustancias o elementos físicos en un medio ocasionando que este no sea apto o seguro. El contaminante puede ser una sustancia química, luz o el calor y el medio puede ser un ecosistema o un ser vivo.

Lea TAMBIÉN: QUÉ ES EL PETTING

La contaminación parte desde agentes físicos, químicos o biológicos y son los que perjudican medios como el suelo, aire o agua. Esto debido a los niveles críticos en los que se puedan presentar.

Los agentes causantes de la contaminación alteran las condiciones de los organismos que hacen vida en los referidos medios. De esta manera genera problemas de salud y de seguridad, incluso podría ocasionar la muerte.

La causa más importante de la contaminación es la acción humana. Se dice que entre los principales factores contaminantes se encuentra la producción con tecnologías que dejan desechos en el ambiente.

Además, otro agente de contaminación es el consumo excesivo, sobreexplotación de recursos, y la falta de control sobre la emisión de ruidos, ondas magnéticas, radiación u otras externalidades negativas.

Tipos de contaminación

Tipos de contaminación

Se puede distinguir diversos tipos de contaminación, entre los que destacan los siguientes:

Contaminación del aire. Supone la existencia de partículas sólidas, líquidas o gases en el aire que perjudican a los seres vivos. Uno de los contaminantes que se encuentra con más frecuencia en el aire es el monóxido de carbono.

Agua. Se produce en los ríos, los lagos y el mar. Puede deberse a plásticos o a vertidos de aguas residuales.

Contaminación de la tierra. Mayormente ocasionada por los vertidos de productos químicos que se filtran por la tierra y la contaminan. Los agentes contaminantes pueden ser el petróleo o los metales pesados, así como los herbicidas y plaguicidas.

Basura. Este agente es el más común y el que más se produce a nivel mundial. Sin embargo, se dice que en las grandes ciudades se generan muchos más residuos y estos van directo a los vertederos. La basura acumulada puede ser arrastrada por el viento o por el agua, generando contaminación tanto en la tierra como en los ríos.

Contaminación térmica. Se puede producir, por ejemplo, un aumento de la temperatura del agua de los océanos. Esto debido al efecto invernadero que genera consecuencias sobre los seres vivos que habitan ese medio.

Acústica. Generada por el ruido de vehículos, motores, aviones y el de las obras en construcción.

Contaminación lumínica. La gran contaminación lumínica que se da en las grandes ciudades corresponde a luces de los edificios, vehículos o vallas y anuncios publicitarios que tienen luces neon.

Efectos de la contaminación

Efectos de la contaminación

Tal como hemos expuesto, la contaminación es una alteración o degradación del ambiente y sus componentes.

Todo agente contaminante tiene un efecto negativo sobre la salud y la biodiversidad. Aunque un simple bote de basura se vea inofensivo o hasta el sencillo uso de un aerosol, todo contamina. Pues no es un solo ser humano que genera desechos o utiliza aerosoles, son miles de seres humanos que lo hacen.

Por tanto el aumento significativo de la contaminación puede causar graves enfermedades a los humanos, extinción de especies y un desequilibrio general en el planeta.

La contaminación puede tener los siguientes efectos:

  • Muerte de personas: se estima que cerca de 2 millones de personas podrían morir al año a causa de la contaminación atmosférica.
  • Enfermedades que afectan a seres humanos, animales y flores.
  • Extinción de especies.
  • Desertificación: tiene como consecuencia la pérdida de cosechas junto con la migración de poblaciones.
  • Mutaciones genéticas: esto es para adaptarse a medios alterados
  • Fenómenos meteorológicos anómalos: inundaciones, tormentas, aluviones, etc, fuera de lo común.

Efecto invernadero

Efecto invernadero

El efecto invernadero es un fenómeno natural a través del cual la radiación social traspasa la capa protectora de la tierra y la captura en forma de calor.

Esta capa es conocida como atmósfera y gracias a ella una parte de la energía solar que entra al planeta queda en la tierra, brindando la temperatura adecuada para el desarrollo de la vida de todos los organismos que la habitamos.

​​​Este proceso facilita las condiciones de vida, pero debido a la intervención del ser humano, se ha incrementado la emisión de gases que no dejan escapar del planeta el calor del sol.

Dichos gases se acumulan en la atmósfera, lo que aumenta la temperatura de la tierra y por tanto genera el cambio climático. Entre muchas de las consecuencias del cambio climático está el deshielo de los glaciares que aumenta el nivel del mar, lo que puede traducirse en inundaciones en las zonas costeras.

¿Cómo hacerle frente?

¿Cómo hacerle frente?

Aunque es evidente que la contaminación es un mal que ya habita con todos los seres humanos, las medidas para disminuirla pueden hacer la diferencia.

Reciclar es una de las primera opciones y la más universal. Ahorrar agua, apagar las luces en caso de no utilizarlas.

Intenta utilizar bicicleta dos veces a la semana y de esa manera evitar el uso constante de vehículo.

Compra productos ecológicos y que provengan de cultivos sostenibles.