Quantcast

Qué es el Salario Mínimo Interprofesional

El Salario mínimo Interprofesional (SMI), es la remuneración mínima que debe recibir un trabajador por su jornada de trabajo según lo establecido en la ley. La última subida se aprobó por el Consejo de Ministros en febrero de 2020. Esa cuota mínima es fijada por el gobierno y puede variar con el paso del tiempo, dependiendo del contexto económico que se viva en el país en cuestión en que se ha fijado este salario.

Todo empleador debe pagar esa cantidad mínima establecida en la ley, sin  distinción de trato con alguno de sus trabajadores. Y aunque la existencia de un sueldo o salario mínimo tiene ya bastante tiempo arraigada en la sociedad, hoy en día es objeto de debate,  pues hay teorías económicas que respaldan su existencia y otras que no, así que vamos a explicar bien qué es el salario mínimo interprofesional.  

Historia del SMI

Historia del SMI

Ya te hemos dicho que el salario mínimo tiene un buen tiempo arraigado en nuestra sociedad, y sí que lo tiene, sin embargo no es una medida tan antiquísima, la primera vez que se estableció un salario mínimo regulado fue a finales del siglo XIX, exactamente en el año 1890, cuando en el estado australiano de Victoria, grupos de obreros se levantaron para exigir una cantidad mínima de paga por cada trabajo realizado. Ante los alzamientos el estado cedió y fijo en la ley “Employers and Employes Act” el primer salario mínimo legal de la historia.

Y por supuesto que esto desató una reacción en cadena en el resto del mundo, grupos de obreros y sindicatos se revelaron imitando el accionar de aquellos obreros australianos para buscar conseguir una remuneración mínima.

Remuneración mínima que en teoría debería garantizar el acceso a los bienes básicos e indispensables para la vida, como la canasta básica alimentaria, la salud y la educación.

Y hasta el día de hoy los sindicatos y trabajadores se mantienen en diversas partes del mundo en una lucha constante por obtener un salario digno, que permita un nivel mínimo de calidad de vida. Y por otro lado los intelectuales y estudiosos de la economía se enfrentan en el debate de ideas, analizando las ventajas y desventajas de regular el salario y fijar una cuota mínima.

Efectos del SMI

Efectos del SMI

En la mayoría de los países del mundo existe un salario mínimo o regulaciones y medidas muy similares a la del SMI, con un valor variable, que normalmente se incrementa cada año o casi todos los años, y para poder juzgar y entender el complejo debate que gira en torno a ello, es necesario conocer las ventajas y desventajas de fijar esa cuota mínima de pago en la ley, según defensores y detractores de la medida.

Ventajas

Ventajas
  • Representa un incentivo: Según análisis de organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la fijación de un pago mínimo significa un incentivo para trabajadores no calificados o que se encuentran desempleados, el tener presente la existencia de ese pago mínimo de cierta manera motiva a este sector de la población a buscar trabajo.
  • Mejora el poder adquisitivo: En teoría es la función principal y la ventaja más importante del SMI, y por ello es que en los últimos años es común ver aumentos cada vez más constantes del valor del salario mínimo en distintas partes del mundo. Esto busca favorecer principalmente a los trabajadores de rentas bajas, y brindarle a todos un nivel de ingresos que les permita llevar una vida digna.
  • Aumenta el consumo interno: También en teoría se supone que al ganar más dinero aumente la propensión marginal a consumir, es decir, que al ganar más, gastes más. Y este aumento de consumo significa para la economía de tu país o región un fortalecimiento de la demanda agregada, y por tanto un crecimiento en factores económicos como la producción y la generación de empleo.
  • Mejor distribución de la riqueza: Este argumento sostiene que el dinero para pagar aumentos salariales se obtiene de los beneficios empresariales, es decir que un dinero extra que iban a percibir los empleadores o propietarios (que normalmente ganan mucho más dinero que sus empleados), ahora va a los bolsillos de sus trabajadores. Sin embargo es un argumento no totalmente certero, ya que cada empresa o institución tiene su situación económica particular, que se debe analizar según cada momento y contexto.
  • Reduce la explotación laboral: Al existir una tasa mínima de pago fijada en ley, nadie debería pagar menos de esa cantidad, por lo que brinda la seguridad al trabajador de que en todo empleo que consiga podrá ganar por lo menos esa cantidad de dinero, que se supone como ya hemos dicho arriba, sea suficiente para llevar una vida digna.

Desventajas

Desventajas
  • Genera inflación: Según los detractores del SMI el efecto positivo de producir un aumento en el consumo solo ocurre a corto plazo, ya que las empresas tienen que aumentar sus gastos para pagar el nuevo valor de sus trabajadores, y esto genera también la necesidad de aumentar el precio de sus productos o servicios, por lo que se produce una inflación que termina por consumir el aumento del poder adquisitivo que había tenido el trabajador.
  • Lento crecimiento del empleo o inclusive aumento del desempleo: Ocurre algo parecido a la aparición de la inflación, crecen los gastos en la empresa, por lo que es poco probable que contraten más personal y puede que si se trata de empresas medianas o pequeñas, estas no generen suficiente dinero para pagar el salario mínimo fijado a todos sus empleados, teniendo que despedir a algunos. Esta puede ser una situación peligrosa que se prolongue en el tiempo, puesto que si una empresa produce menos de lo que debe pagar a sus empleados probablemente se vaya a la quiebra.
  • Puede generar economía sumergida: Es decir una economía informal, contrataciones y transacciones en general no declaradas de la forma correspondiente. Esto ocurre porque la inflación y el desempleo anteriormente causado por el propio SMI, produzca una fuerte desesperación por conseguir empleo en muchas personas, al punto que estén dispuestas a trabajar aceptando un pago menor al SMI fijado en la ley.

Cada argumento es convincente y tiene su base comprobada, y sin duda genera uno de los debates más importantes de la economía actual en todo el mundo, entre quienes defienden la existencia de un salario mínimo interprofesional porque aumenta el poder adquisitivo y genera consumo.

Por otra parte, hay quienes postulan que se debe aumentar la productividad económica, para que esta genere automáticamente un alza equilibrada en los salarios. Y a pesar de que Sánchez e Iglesias pactaron en 2019 subir el salario mínimo a 1.200 euros al mes, aun estamos lejos de ello.

Lo cierto de todo este debate es que tener una política económica en torno al salario que sea acertada y estable, es algo vital en la economía de todo país, es una de las claves de reducir o aumentar la pobreza y conseguirla es bastante difícil.