Quantcast

Enria (BCE) plantea dar más peso a la JUR en la liquidación de entidades

Las diferencias en los regímenes legales nacionales para liquidar bancos generan preocupaciones sobre la igualdad de condiciones de cara a la integración del sector y pueden obstaculizar una salida ordenada del mercado de las entidades más débiles, según el presidente del Consejo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, para quien dar mayor peso a la Junta Única de Resolución (JUR) en los procesos de liquidación podría ser un paso intermedio, en ausencia de un fondo europeo de garantía de depósitos (EDIS).

El banquero italiano considera que solo con la introducción del EDIS será posible gestionar una crisis bancaria con el nivel de eficiencia que ofrecen los mercados financieros integrados, ya que, al carecer de una dimensión europea, los sistemas nacionales de garantía de depósitos tienden a centrarse únicamente en soluciones nacionales y, por tanto, renuncian a los beneficios del mercado europeo.

“La unión bancaria debería cambiar esto para siempre”, ha señalado Enria en una conferencia pronunciada este viernes, donde ha puesto de ejemplo el éxito de la Corporación Federal de Garantía de Depósitos (FDIC) en Estados Unidos, al combinar las funciones de resolución y garantía de depósitos para casi todos los bancos del país.

“El EDIS es la única forma de garantizar que cada euro depositado tenga el mismo valor, independientemente de dónde se encuentren el banco y el cliente dentro de la unión bancaria”, ha afirmado el italiano, subrayando la necesidad de introducir herramientas administrativas adecuadas para asegurar que la quiebra de estos bancos pueda manejarse de manera ordenada y eficaz, asegurando una salida oportuna y sin problemas del mercado.

“Esto es muy importante: si los bancos no pueden salir del mercado de manera fluida, podría haber un incentivo para que los gobiernos también extiendan algunas formas de apoyo a los bancos que carecen de un modelo de negocio sostenible”, ha advertido, para recordar que, a raíz de la crisis financiera, esa actitud ha contribuido a generar un gran legado de exceso de capacidad en el sistema, que ha afectado significativamente a la eficiencia y las valoraciones del mercado.

De este modo, y ante las discrepancias entre los países a la hora de armonizar a nivel europeo los poderes para liquidar entidades con ayuda de los distintos fondos nacionales de garantía de depósitos, Enria ha señalado como una vía intermedia hacia el objetivo final de la creación del EDIS la posibilidad de dotar de un papel más relevante a una autoridad europea, permitiendo una mayor integración del sector bancario y confiando en la cooperación de las autoridades nacionales, así como en los distintos fondos de garantía de depósitos.

“Los poderes administrativos de liquidación, incluida la facultad de transferir activos y pasivos respaldados por fondos de garantía nacionales y, en el futuro, por EDIS, pueden asignarse a nivel europeo”, ha apuntado el banquero, planteando que, en este caso, el conjunto de herramientas disponible para la JUR se ampliaría y equiparía con el poder de liquidar un banco cuando no se identifica interés público, incluso transfiriendo algunos de sus activos y pasivos a otro banco dentro de la unión bancaria.

“Este enfoque europeo sería muy propicio para garantizar una liquidación ordenada en toda la unión bancaria. Pero soy consciente de que, en ausencia de EDIS, la falta de alineación en los incentivos entre los poderes de toma de decisiones a nivel europeo y las herramientas de financiación a nivel nacional podría plantear serias preocupaciones”, ha admitido.

Por lo tanto, el supervisor bancario ha planteado que, en un escenario anterior al EDIS, deberían diseñarse disposiciones de gobernanza específicas para garantizar la participación adecuada de la autoridad nacional de resolución y el fondo de garantía de depósitos nacional en el proceso de toma de decisiones de la JUR.

“La JUR mantendría un papel importante en la activación de la liquidación y proponiendo la transferencia de los activos y pasivos de un banco, pero la autoridad nacional de resolución mantendría el derecho de bloquear la transacción si se considerara excesivamente caro para el fondo nacional de garantía de depósitos”, ha apuntado.

IMPACTO LIMITADO DE LA CRISIS.

Por otro lado, Enria ha destacado que, hasta ahora, “el impacto de la pandemia en los balances de los bancos se ha mantenido limitado”, después de que las entidades europeas entrasen en la crisis con posiciones de capital y liquidez más sólidas, aunque ha subrayado la necesidad de no caer en la complacencia.

“No podemos descartar que una vez que se levanten las medidas de apoyo del Gobierno, algunos bancos puedan experimentar un deterioro significativo en la calidad de sus activos”, ha advertido.

De esta manera, ha insistido en que contar con un marco eficaz e integrado para gestionar las crisis, incluso para los bancos pequeños y medianos, es fundamental para preservar la confianza de los depositantes y del público en general, evitar la fragmentación financiera y salvaguardar la estabilidad financiera.

“Las propuestas que discutí hoy podrían ser un paso importante hacia la realización de la unión bancaria, que solo se logrará una vez que se haya implementado un EDIS completo”, ha apostillado.