Quantcast

Cómo lavar un abrigo de lana sin cargártelo

Un abrigo de lana es una prenda bastante útil en el invierno, particularmente por ser tan cálido y al mismo tiempo duradero. Con los cuidados ideales puede tener una vida útil bastante larga, solo bastará que lo laves un par de veces cada temporada. Pero no todo es tan fácil, este material amerita un buen cuidado para que no se deforme durante el lavado o se llene de pelusa.

Existen algunas formas de diferentes te lavar estos abrigos, y de igual manera existen las mismas posibilidades de cargártelo en el proceso. Muchas de estas prendas están fabricadas para ser lavadas en lavadora, aunque muchos prefieren hacerlo a mano. Si bien ambas funcionan, es posible no obtener buenos resultados. Es por ello que con esta guía conocerás algunos trucos para lavar tu abrigo de lana a la perfección y sin cargártelo en el proceso.

El secreto de un abrigo de lana bien limpio: El pretratado

Pretratado del abrigo de lana

Antes de lanzarte a lavar los abrigos de lana que puedas tener en casa, primeramente debes leer las instrucciones para su cuidado en la etiqueta de estos. Nunca debes lavar ninguna prenda sin haber consultado sus instrucciones de cuidado con anterioridad, estas te indicarán cómo lavar las prendas.

Luego de saber cómo lavarás tu abrigo, comienza con el pretratado. Esto consiste en cepillar el abrigo y para ello solo necesitarás contar con un cepillo para ropa. Con cuidado y paciencia tendrás que cepillar el abrigo de lana, de esta manera eliminarás cualquier rastro de polvo, suciedad, lodo, comida o cualquier otro tipo de residuo que se haya ido acumulando en la prenda con el tiempo.

De esta manera evitarás que el tejido del abrigo se apelmace y la lana se esponje. Cepilla de forma longitudinal, o de manera descendente.  Si no cuentas con un cepillo para ropa, puedes apañártelas con un paño húmedo.

Finalmente tendrás que revisar toda la prenda para asegurarte de que no haya manchas en el tejido. En caso de que notes alguna, puedes aplicar un poco de detergente suave en el área manchada. Después usa tus dedos para frotar con suavidad y de esta manera aflojar la mancha.

Si no cuentas con algún detergente puedes optar por alguna barra de jabón antimanchas. Y aunque no notes ninguna mancha, debes limpiar de igual manera las zonas del puño, axilas y cuello, de esta manera lograrás una limpieza profunda.

Método #1: Lavar el abrigo de lana a mano

Lavar abrigo de lana a mano

Para esto tendrás que contar con una tina ya que necesitarás espacio para trabajar cómodamente. Si no cuentas con una tina puedes optar por trabajar en un fregadero o lavatorio amplio.

  1. Primeramente debes limpiar muy bien la tina, puedes usar una mezcla de agua jabonosa y una esponja para ello. Enjuaga bien para evitar que la suciedad que pueda haber en la tina o algún tipo de residuo se pase al abrigo mientras lo lavas.
  2. Ahora que la tina está limpia puedes proceder a colocarle un tampón y comenzar a llenarla con agua tibia. Mientras añade unos 30ml de detergente líquido suave. Una vez que esté llena puedes sumergir tu abrigo.
  3. Sumerge bien el abrigo de lana para que se moje completamente y deje de flotar. Deja que se remoje por unos 30 minutos antes de estrujarlo con ambas manos en todas las zonas. Esto último ayudará a que el detergente penetre profundamente en los tejidos. Luego deja que continúe remojándose por unas 2 horas más
  4. Transcurrido este tiempo, empieza a frotar toda la prenda para eliminar las manchas. Pero asegúrate de no frotar los tejidos entre sí o podrás causar un apelmazamiento.
  5.  Hecho esto agita el abrigo de lana en el agua y así desprender los residuos y la suciedad.
  6. Para ir culminando, drena el agua de la tina y lleva el abrigo de lana a una cubeta grande. Después, con agua limpia enjuaga la tina y vuelve a rellenarla con agua tibia y limpia.
  7. Finalmente regresa el abrigo a la tina y agítalo para remover el detergente excedente. Puedes repetir nuevamente este enjuague en caso de que consideres que no has removido todo el detergente.

Método #2: Lavar el abrigo de lana en lavadora

Lavar abrigo de lana en lavadora
  1. Si en las indicaciones de la prenda te indican que se debe lavar en lavadora, debes primero introducirla en una bolsa para lavado de malla. Esta bolsa se encargará de proteger la prenda de roces o enganches e la lavadora. Una funda de almohada es una buen alternativa de la malla, solo tendrás que meter el abrigo y atar la abertura de la funda. De ser el abrigo muy grande puedes optar por una sábana para cubrirlo.
  2. Introduce el abrigo de lana a la lavadora y llénala con agua tibia mientras añades unos 30ml de detergente suave.  Cuando esté llena deja que la prenda se remoje por unos 30 minutos. Si tu lavadora es de carga frontal y no puedes remojar la prenda, puedes remojarla primero en la tina y después moverla a la lavadora.
  3. Transcurrido este tiempo, procede a programar un ciclo suave para ropa delicada y deja que se lave.
  4. Una vez que el ciclo haya terminado, saca el abrigo y remueve la bolsa de lavado.

El secado perfecto para tu abrigo

Secar abrigo de lana
  1. Ahora que la prenda está limpiar, debes exprimir el exceso de agua. Asegúrate de no estrujarlo ni retorcerlo para que no pierda la forma o se estire. Ve exprimiendo de forma descendente y una vez que llegues al final, exprime nueva mente de forma ascendente.
  2. Busca una toalla limpia y seca para envolver el abrigo de lana. Hazlo como si estuvieses preparando un enrollado, luego exprime una vez más para eliminar cualquier residuo de agua. No olvides que debes evitar estrujar o retorcer la prenda.
  3. Una vez que hayas desenrollado el abrigo y retirado la toalla, procede entonces a extenderlo para que se seque. Esto puede tardar  entre 2 y 3 días.
  4. Luego del día 1 debes voltear la prenda para que se seque del otro lado.

Consejos y recomendaciones para el cuidado de la prenda

Consejos y cuidados para tu abrigo de lana
  • Para que tu abrigo de lana se mantenga limpio debes limpiarlo cuando lo amerite, colgarlo y dejarlo ventilar luego de usarlo.
  • Bajo ninguna circunstancia laves en lavadora un abrigo que indique lo contrario, ya que posiblemente termines dañando la prenda y causando que pierda su forma.
  • Jamás cuelgues el abrigo de lana mientras esté mojado o podrá deformarse.
  • Siempre usa agua tibia, nunca caliente ya que esta puede causar que la prenda se encoja.
  • No seques el abrigo en secadora o se podrá encoger.