Quantcast

Cómo controlar el exceso de sudor

El sudor es el producto de las elevadas temperaturas a las que se expone el cuerpo humano. La sudoración es común en algunas épocas del año, como en el verano por ejemplo. Aunque en algunos casos la sudoración excesiva puede ser un verdadero problema. Este padecimiento es conocido como hiperhidrosis y puede generar una incómoda cantidad de sudor con el más leve movimiento, lo cual no solo puede parecer a simple vista un problema de higiene, sino también de autoestima para quien lo padece.

Para asegurarte de que padeces de este trastorno puedes consultar con tu médico de cabecera para que te dé un diagnostico. El especialista te hará un estudio de tu historial clínico así como de tus síntomas, por lo cual es posible que te realicen un examen físico y así evaluar mejor el origen de la enfermedad

Análisis y pruebas de sudor

Análisis y pruebas de sudor

Para realizar un diagnostico es posible que tu médico te recomiende algún análisis sanguíneo, de orina u otros análisis para que puedan estudiar las muestras en un laboratorio y así determinar cuál es el posible origen del sudor excesivo.

También es posible que te realicen algunas pruebas para así identificar las zonas en las que presentar una mayor cantidad de sudor, y así estimar cuán grave puede ser el problema. Algunas de estas pruebas suelen ser la conductancia de la piel, la prueba de yodo con almidón o la prueba de sudoración termorreguladora

De esta forma podrán detectar si existe alguna enfermedad que pueda ser la causante de tu excesiva sudoración, como lo pueden ser el hipertiroidismo o la hipoglucemia.

Métodos y remedios caseros para combatir el sudor

Métodos para evitar el sudor

Existen algunos métodos que puedes ser de ayuda al momento de disminuir la cantidad de sudor al menos disimular el mal olor corporal causado por esta:

  • Asegúrate de tomar al menos 1 baño diario, de esta forma mantendrás las bacterias de tu piel bajo control, al mismo tiempo te refrescarás y eliminarás el sudor acumulado.
  • Compra un buen antitranspirante. Algunos están fabricados a base de aluminio, el cual es un componente que bloquea de forma temporal los poros de tu piel. De esta manera reducirás la cantidad de sudoración.
  • Varía de calzado y deja secar tus zapatos, de esta forma no se acumulará sudor en sus tejidos y causará que se forme algún mal olor.
  • La aplicación de astringentes, es especial aquellos que cuentan con ácido tánico, es un método bastante efectivo para reducir la sudoración.
  • Ventila tus pies al caminar sin calzado por un buen rato, o al menos no uses zapatos algunas veces durante el día.
  • Viste con prendas que cómodas y frescas que se adapten a las actividades que vayas a realizar durante el día. Los tejidos naturales son los más recomendados por los especialistas, como por ejemplo el algodón, la seda o la lana.

Tratamiento médico para la hiperhidrosis

Tratar el exceso de sudor
Clínica médico estética Doctora Prieto

En caso de que la causa de que el sudor excesivo persista, es posible que el problema se deba a otra enfermedad. Aunque en caso de que no se logre localizar el origen de esa enfermedad, existen algunos tratamientos que pueden controlar el sudo excesivo. Pero debes tener en cuenta de que existe la posibilidad de que a pesar de estos tratamientos, el problema continúe.

Entre algunos de los tratamientos para la hiperhidrosis se encuentran algunos medicamentos:

  • Las cremas o pomadas con glicopirrolato pueden ayudar a controlar la sudoración excesiva del rostro y la cabeza.
  • La inyección de toxina botulínica (bótox) puede bloquear los nervios de forma temporal y así eliminar la sudoración. Es posible que necesites varias inyecciones para tratar las partes del cuerpo afectadas. Pero su efecto solo durará por 12 meses antes de repetir el tratamiento.
  • Algunos antitranspirantes con receta contienen cloruro de aluminio, que aunque pueden generar irritación en la piel o los ojos, es bastante eficaz. Solo debes aplacártelo antes de dormir y luego enjuagarte el antitranspirante con agua al levantarte por la mañana.
  • Los antidepresivos son otra alternativa, esto se debe a que no solo pueden disminuir la sudoración, sino que también reducen la ansiedad que en ocasiones puede ser una de las causas de la hiperhidrosis. 
  • Es posible que te recete algunos medicamentos para bloquear los nervios al evitar que determinadas sustancias químicas entren en contacto con los nervios y así evitar que se comuniquen. Esta alternativa es bastante efectiva en algunos pacientes con hiperhidrosis. Aunque es posible que cause algunos efectos secundarios.

Aunque también existen otros tratamientos para esta enfermedad como lo pueden ser:

  • La extracción de las glándulas sudoríparas.
  • Terapia por microondas.
  • La cirugía del nervio.

Problemas de autoestima e inseguridad por el sudor

Problemas de autoestima por el sudor

La sudoración excesiva puede ser un motivo de incomodidad y vergüenza para algunas personas que padecen de este malestar. La hiperhidrosis puede ser un problema para trabajar e incluso llevar a cabo algunas actividades, esto se debe a al sudor en las manos, los pues o las axilas, así como las manchas de humedad en la ropa o el mal olor corporal.

Es posible que la persona afectada termine volviéndose introvertida o a presentar síntomas de ansiedad, además de llegar a sentirse frustrada o molesta por lo que los demás lleguen a pensar. Es por ello que además de asistir a una consulta médica para tratar el problema de la sudoración, también es recomendable que hables con algún consejero o incluso conversar con otras personas que padezcan del mismo problema para sentirte apoyado.

¿Qué te ha parecido? ¿Te ha sido de ayuda este artículo?