Quantcast
lunes, 27 septiembre 2021 20:13

Lo que no se pudo ver: eventos cancelados por el covid-19

Tras varios meses de incertidumbre y encierro debido a la pandemia en la que se vio envuelta el mundo, diferentes instituciones decidieron suspender torneos, concursos y todo tipo de actividades en la que no se pueda controlar la transmisión del COVID-19 . Tal es el caso del mundo deportivo que se ha visto interrumpido por la pandemia.

La mayoría de los eventos deportivos que se esperaban vivir y disfrutar en este 2020 tuvieron que ser aplazados o suspendidos para el 2021 o hasta que el contagioso virus este controlado aunque sea en su mayoría. Por tal motivo, los aficionados debieron despedirse por este año de competiciones que esperaban con ansias este año.

Toda esta situación obligó a algunos deportistas a adaptar gimnasios en casa para no perder la forma o el demandante ritmo que mantienen los deportistas en el transcurso de esta temporada. Por eso recordamos algunos de los grandes eventos que nos dejaron con las ganas este año.

Juegos Olimpicos 

Por la ubicación y el número excesivo de infectados provocaron que se aplazara de manera definitiva los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos para este verano. Aunque no será la primera vez que unos Juegos Olímpicos se cancelan completamente o sufren suspensiones parciales por diversas razones, este año fue una gran sorpresa y un gran impacto económico para el país asiático.

En 1916, los Juegos Olímpicos iban a celebrarse en Berlín. Sin embargo, la Primera Guerra Mundial llevaba declarada desde 1914 y Alemania era uno de los países envueltos en la contienda. Por ello, el COI decidió suspenderlos, a pesar de que muchas de las instalaciones ya estaban construidas, como el Estadio Olímpico, inaugurado en 1913. 

La última gran crisis que aplazó la celebración de unos Juegos Olímpicos se produjo hace cuatro años y fue también por cuestiones sanitarias. El virus zika, que se transmitía por la picadura de un mosquito y que podía traer complicaciones a las mujeres embarazadas, provocó que un grupo de científicos pidiese la suspensión de los Juegos de Río de 2016.