Quantcast

El Gobierno aumenta a 411 millones el coste del rescate de la AP-36

El Gobierno ha elevado a 411 millones de euros la factura por el rescate de la autopista AP-36 Ocaña-La Roda, mientras que ha mantenido en cero euros el coste de la radial madrileña M-12, dos de las nueve autopistas que quebraron durante la crisis y que actualmente gestiona el Estado.

En concreto, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha calculado en 411 millones de euros la primera resolución de la responsabilidad patrimonial de la Administración (RPA) para la AP-36, es decir, el importe que debe pagar a los concesionarios de las vías por la inversión realizada en su construcción que aún no habían amortizado.

Este nuevo importe es un 29% superior a la responsabilidad calculada inicialmente el pasado mes de marzo, aunque sigue sin ser una cifra definitiva, ya que se volverá a revisar cada seis meses para tener en cuenta las situaciones pendiente de expropiaciones, motivo por el que el Estado retiene parte de la RPA calculada.

Por su parte, el Ministerio que dirige José Luis Ábalos ha mantenido en cero euros la responsabilidad patrimonial de la radial M-12, que une Madrid con el Aeropuerto de Barajas, por lo que, a diferencia de la AP-36, no realizará por el momento ningún abono.

FERROVIAL Y OHL

La primera de ellas, la AP-36, fue adjudicada mediante real decreto en febrero de 2004 a la agrupación constituida por Ferrovial Infraestructuras, Europistas y Budimex. Posteriormente, en 2012, se declaró en concurso voluntario ordinario, abriéndose la fase de liquidación el 24 de febrero de 2015.

En el caso de la M-12, fue adjudicada mediante real decreto en noviembre de 2002 a la sociedad concesionaria Autopista Eje Aeropuerto, conformada por OHL, y fue declarada en concurso de acreedores en diciembre de 2013.

Los contratos fueron resueltos por un acuerdo del Consejo de Ministros en julio de 2018, ordenando al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana que tramitara el expediente de liquidación del contrato. Ese año, la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre (Seittsa) asumió la explotación de estas carreteras.

OTRAS AUTOPISTAS

Por el momento, el Gobierno también ha calculado una factura provisional de cero euros para las autopistas R-3 y R-5 (Accesos de Madrid) y para la R-4, ya que el importe retenido por el Ejecutivo para hacer frente a futuros pagos es superior al del coste real de la infraestructura.

En total, la factura que supondrá a las arcas públicas el rescate de las nueve autopistas de peaje que quebraron durante la crisis no podrá superar los 3.305 millones de euros, según la fórmula que el Gobierno aprobó en Consejo de Ministros ese mes y que quedó publicada el Boletín Oficial del Estado (BOE).