Quantcast

Este es el tiempo que pasarás a lo largo de tu vida mirando a una pantalla (y podría ser mucho más)

Piensa en los minutos, en las horas que te pasas al día mirando una u otra pantalla. Sobre todo el ordenador en el trabajo, claro, unas seis u ocho horas como mínimo. Pero además de eso, también nuestro tiempo libre transcurre en buena medida entre tablet, teléfono móvil, ordenador portátil o televisión. Nos pasamos la vida colgados a una pantalla, nos guste o no. Y más aún en este año de confinamiento y cuarentena, donde no nos quedó más remedio que hacerlo todo a través de una pantalla y matar el tiempo como buenamente pudiésemos hacerlo. Que si Netflix, que si HBO, redes sociales, recetas de cocina, videollamadas…todo delante de una pantallita que emite luz y que nos conecta al mundo y nos comunica con nuestros seres queridos.

Fue de hecho una pregunta recurrente durante aquellas semanas de encierro: ¿qué habría sido de nosotros sin conexión a Internet, sin teléfono móvil, sin ordenador? Un aburrimiento mortal habría hecho presa de nosotros, que no conocemos otra forma de matar el tiempo. Y es habitual criticar a los niños y adolescentes por el excesivo tiempo que pasan mirando su móvil, pero lo cierto es que todos estamos más o menos igual. De los más jóvenes a los más mayores. Basta con fijarse en la gente que está sentada en las terrazas de los bares, en el transporte público o por la calle. El mundo ha cambiado mucho estos últimos diez años.

Una encuesta inquietante

pantalla

Cuando vemos en datos, negro sobre blanco, el tiempo que pasamos mirando a una pantalla nos impresiona mucho. Gota a gota se hace un océano, y eso es lo que demuestra esta encuesta efectuada por la consultora OnePoll. La idea era calcular, a partir del tiempo diario aproximado de uso de pantallas, dar una idea atinada de cuántos días, meses y años de nuestra vida transcurrirán mirando a una pantalla. Cuando llegue el momento de la muerte, ¿nos arrepentiremos de haber empleado nuestro tiempo de esta forma? De momento, no podemos saberlo. Pero conviene reflexionar sobre ello.

La encuesta tiene sus limitaciones, como cualquier encuesta que se precie. Una importante y que ha de tenerse en cuenta es que fue elaborada antes de la cuarentena. Si ahora se repitiese, posiblemente los resultados que arrojase fuesen aún más elevados en lo que se refiere a nuestro tiempo de uso de la pantallita de marras. De todos modos, los encuestadores creen que si los resultados ya eran alarmantes antes de pasar la experiencia del confinamiento, ahora lo son mucho más. Y es responsabilidad de cada uno remediarlo.