Quantcast

Bizcocho: los trucos para que siempre te salgan esponjosos

En realidad, resulta muy fácil preparar un delicioso bizcocho. Solo debes disponer de los ingredientes esenciales y seguir una serie de sencillos pasos para lograrlo, usando trucos para saber que un bizcocho está crudo.

Si quieres saber cuáles son los trucos y secretos de este postre, favorito de muchos, ¡felicidades, has dado en el clavo! En este post te contaré todo lo necesario para que te conviertas en el mejor a la hora de prepararlo.

Sigue estos consejos para preparar el más rico y esponjoso bizcocho

Sigue estos consejos para preparar el más rico y esponjoso bizcocho

Conviértete en el mejor repostero a la hora de preparar el más rico y esponjoso bizcochuelo. Este dulce, por lo general, cuenta con tres ingredientes esenciales: harina, huevos y azúcar. Para cocinarlo se lleva al horno por unos minutos y listo, sale un delicioso postre. Puedes hacerlo de lo que quieras, hasta de un bizcocho de zanahorias.

Prepararlo resulta muy fácil, tranquilo. Si ya lo has intentado y no has obtenido los mejores resultados ¡no te preocupes, por favor! La práctica hace al maestro. Ya verás que con las indicaciones que voy a suministrarte lograrás hacerlo. Así que toma nota de los siguientes trucos y consejos y obtén los mejores resultados.

Realiza un delicioso bizcocho esponjoso siguiendo estos sencillos pasos

Realiza un delicioso bizcocho esponjoso siguiendo estos sencillos pasos

Lo que primero necesitas al momento de realizar la preparación de la mezcla es contar con una serie de utensilios básicos de cocina que te faciliten este proceso. Nada del otro mundo, solo debes disponer de:

Un bol redondo amplio

Un bol redondo amplio

Puede ser de metal, plástico o madera. Lo importante es que el recipiente te sirva para verter los ingredientes sin que se derramen y realizar las labores de mezclado y batido.

Una báscula de cocina

Una báscula de cocina

Este utensilio es importante ya que, para garantizar que la mezcla sea perfecta cada ingrediente debe ser utilizado en la medida y cantidad requerida. Toma nota de esto, es de los principales trucos de la preparación. Si no dispones de una báscula puedes utilizar tazas medidoras las cuales cumplen con el mismo fin.

Batidora amasadora

Batidora amasadora

Una batidora eléctrica te ayudará a batir, mezclar y aportar aire a la mezcla. Pero, si no cuentas con una, puedes utilizar una paleta y menear la preparación.

Un molde desmontable

Un molde desmontable

Existen muchos tipos de moldes, sin embargo, los moldes desmontables son de gran ayuda, puedes preparar gran variedad de bizcochos a partir de un solo utensilio. Esto también puede variar, una simple tortera servirá para lograr los mismos resultados.

Un tamizador de harina

Un tamizador de harina

Necesario para que la masa quede sin grumos y así asegurar que la mezcla quede homogénea.

Una espátula de cocina

Una espátula de cocina

La espátula te ayudará para retirar restos de la mezcla de las paredes del recipiente donde realizaste la preparación. En caso de que trabajes con una paleta, ésta también podría servirte para lograr el cometido.

Prepara un rico y esponjoso bizcocho con los mejores ingredientes

Prepara un rico y esponjoso bizcocho con los mejores ingredientes

¡Este es un truco indispensable! Para asegurar que tu bizcocho quede rico y esponjoso es necesario que desde el principio cuentes con los mejores ingredientes, los cuales deben cumplir con una serie de condiciones mínimas como:

  1. Estar a la misma temperatura. Antes de empezar la preparación es bueno que saques de la nevera con anterioridad aquellos ingredientes que mantengas refrigerados y les dejes un tiempo para que tomen la temperatura ambiente. De esta manera, disminuyes el riesgo de que la mezcla se corte.
  2. Considerar el tamaño de los huevos a la hora de realizar la preparación, debido a que si son muy grandes o muy pequeños debes considerarlo para que la mezcla no quede muy líquida o muy espesa.
  3. La sal es importante a la hora de preparar un dulce, tan solo una pizca realza el sabor del postre. Si la mantequilla que vas a utilizar tiene sal integrada, ya no sería necesario que le agregues a la mezcla.
  4. El tipo de harina es importantísimo. Tienes que estar seguro de si la harina que vas a utilizar posee o no leudante, para que no lo añadas en caso de que contenga.
  5. En caso de que la harina no tenga leudante, asegúrate de utilizar uno que esté en óptimas condiciones. Te recomiendo que antes de agregarlo a la mezcla lo pruebes, en el caso de la levadura, la coloques a activarse con anterioridad.
  6. Aromatiza y dale sabor a tu preparación con esencias de buena calidad.

Ha llegado el momento de poner ¡manos a la obra!

Ha llegado el momento de poner ¡manos a la obra!

Así como los ingredientes deben cumplir con una serie de condiciones, en la preparación son necesarios, también, una serie de trucos y consejos para que el bizcocho quede rico y esponjoso. Aquí te va el más importante de todos: ¡el truco está en la mezcla!

Para que este postre esté en las mejores condiciones debes esmerarte a la hora de realizar la preparación de la mezcla. Con cuidado y dedicación verás que será muy fácil obtener buenos resultados. En primer lugar, asegúrate de realizar un buen batido, esto te ayudará a que la mezcla quede homogénea. En segundo lugar, es recomendable que batas las claras de los huevos aparte, y batir, batir y batir hasta que consigas un merengue consistente. Por último, lo mejor es incorporar la clara de los huevos batidos al resto de la mezcla, con la harina tamizada, esto influye de manera directa para que el bizcocho quede esponjoso.

Ten cuidado con el horneado de tu bizcocho

Ten cuidado con el horneado de tu bizcocho

Una vez preparada la mezcla para nuestro bizcocho, solo hace falta el paso del horneado. Ten especial cuidado en este paso clave para que todo lo que ya has realizado no se pierda. Asegúrate de untar completo el molde donde lo vas a hornear con un poco de mantequilla, vierte harina de trigo y espárcela por todos lados, esto te garantizará que el bizcocho no se pegue a la hora de desmontarlo.

Ten el horno precalentado por unos 15 o 20 minutos con la temperatura ideal de 180º C, e introduce el molde en el centro del horno. Esto asegurará que la temperatura esté gradual en todo el recinto por lo que el bizcocho se cocinará de manera uniforme. Atención ¡no abras nunca el horno antes del tiempo mínimo! Abrirlo influye directo en la esponjosidad de la mezcla y puede hacer que esta no levante.

El tiempo de cocción puede variar según la cantidad y peso de la mezcla, sin embargo, el rango siempre está dentro de los 45 y 60 minutos. Existe una regla que muchos de los grandes repostero aplican y es la de hornear por siete minutos por cada centímetro de grosor de la mezcla.

Sigue estos sencillos trucos y te aseguro que conseguirás preparar un delicioso y esponjoso bizcocho.