Quantcast

Cómo hacer unas gominolas caseras de fruta natural

Hoy en día las golosinas son fabricadas con cantidades abundantes de azúcar y productos químicos que solo nos causan daño. A nuestros pequeños les encantan, sin embargo, permitir que consuman ese tipo de bocadillos no suele ser la mejor opción. Ante tal problemática, el día de hoy te traemos una solución sencilla, sana y fácil de elaborar. Con ustedes… ¡Las gominolas!

Estos pequeños y deliciosos dulces son sumamente fáciles de hacer. ¿Sabías que hay gominolas veganas? Además, solo necesitarás unos pocos ingredientes para poder realizarlos, y lo mejor, es que estarán hechas a base de frutas naturales ¡nada de químicos dañinos! A continuación te mostraremos tres formas fáciles para realizar gominolas en casa. Una con agar-agar, y otras dos con gelatina sin sabor ¡Comencemos!

Gominolas con agar-agar

Gominolas con agar-agar

Veamos qué es lo que necesitas.

Ingredientes

Ingredientes
  • 250 gramos de puré o pulpa de la fruta de tu preferencia
  • 200 mililitros de agua mineral
  • De 100 a 200 gramos de azúcar
  • 8 gramos de agar-agar
  • Azúcar al gusto para rebosar, aunque puedes hacer gominolas caseras sin azúcar

Preparación

Preparación

En una olla, coloca el agua y ponla a hervir. Cuando esto ocurra, agrega de forma espolvoreada el agar-agar y revuelve hasta que se mezcle completamente. Deja hervir la mezcla por dos minutos aproximadamente.

Cuando el lapso termine, retira la mezcla del fuego y agrega la pulpa o puré de frutas (el cual puedes hacer en un triturador de alimentos) y el azúcar. Asegúrate de mezclar todo muy bien, hasta que quede homogéneo.

Una vez esté todo mezclado, colócalo nuevamente a hervir por un par de minutos más. Al finalizar, viértelo en un molde de cristal (preferiblemente que no sea circular) hasta que quede una capa de unos 2 centímetros, y déjalo que se entibie.

Al entibiarse, procede a colocarlo en el refrigerador por una hora como mínimo, evitando abrirlo. Tras esperar dicha cantidad de tiempo, verifica que tus mezclas de gominolas ya estén firmes al tacto. Si es así, ya puedes proceder a sacarla del molde y cortarlas de la forma que desees, bien sea con un cortador de galletas o con un cuchillo.

Luego de esto, rebozamos en azúcar al gusto ¡y listo! Ya tenemos nuestras gominolas a hechas con agar-agar.

Gominolas con gelatina sin sabor

Gominolas con gelatina sin sabor

Para esto vas a necesitar saber lo siguiente:

Ingredientes

Ingredientes
  • 2 tazas de fruta de tu preferencia
  • 1 taza de jugo natural de la fruta que prefieras (no necesariamente debe ser la misma que elegiste anteriormente)
  • 2 tazas de azúcar (pueden ser 3, depende de qué tan dulce las quieras)
  • 5 sobres de gelatina sin sabor (5 cucharadas)

Preparación

Preparación

Corta en cubos la fruta que elegiste hasta tener una cantidad de dos tazas. Luego, colócala junto al jugo en una olla y ponlos a hervir a fuego medio, hasta que la fruta se ablande totalmente.

Coloca el azúcar (también puedes utilizar endulzantes naturales como Stevia) y mézclala bien.

Luego, procede a colocar esta preparación en una licuadora y mézclala hasta que quede homogénea y suave.

Déjala enfriar por un lapso de cinco a siete minutos. Al pasar esta cantidad de tiempo, agrega la gelatina sin sabor y revuelve muy bien con cuidado de no dejar ningún grumo.

Para finalizar, coloca la mezcla en un molde de cristal (preferiblemente rectangular o cuadrado) luego introdúcela en el refrigerador por una hora como mínimo, de nuevo evitando abrirlo para que el proceso sea más eficiente.

Al confirmar que ya la contextura es firme, puedes proceder a desmoldar y cortarlas de la forma que desees, sea con un cuchillo, o con un cortador de galletas.

Si lo deseas, puedes espolvorear con azúcar para decorar y endulzar un poco más.

Gominolas con jugo de frutas

Gominolas con jugo de frutas

Para esta alternativa saludable necesitarás:

Ingredientes

Ingredientes
  • 1 ½ tazas de jugo de fruta natural
  • 4 cucharadas de gelatina sin sabor
  • 3 cucharadas de miel de abejas
  • ½ cucharadita de esencia de vainilla

Preparación

Preparación

En una cacerola, coloca el jugo y agrega la gelatina sin sabor. Déjala reposar por varios minutos, hasta que notes que la superficie se vea arrugada y la gelatina absorba el jugo. Después de esto, procede a mezclar todo.

Lleva la mezcla a la estufa y déjala que se caliente, pero sin permitir que hierva, el resultado debería ser que se vuelva más líquida. Verifica que todo esté bien disuelto, sin que quede ningún granito en la mezcla.

Cuando la mezcla ya esté completamente suave, retírala del fuego y agrega la miel junto a la vainilla. Luego vierte la mezcla en un molde de tu preferencia, y cuando ya se haya enfriado, procede a refrigerarla de dos a tres horas, hasta que su contextura sea firme.

Una vez alcanzada la contextura ideal, retíralas del molde, córtalas de la forma que prefieras ¡y a disfrutar!

¡Bonus! Gominolas caseras de leche

¡Bonus! Gominolas caseras de leche

Por si no quedaste del todo satisfecho, o aun tienes espacio en tu estómago para más, traemos un método extra para hacer deliciosas gominolas, igual de ricas, pero esta vez, de leche. Si, ¡de leche!

Ingredientes

Ingredientes
  • 1 taza de leche (bien sea de vaca o vegetal)
  • 1 cucharada de azúcar, o si lo deseas, también puedes utilizar miel de abejas
  • 3 cucharadas de gelatina sin sabor
  • ¼ de cucharada de vainilla en polvo
  • Colorante vegetal (si deseas que tus gominolas sean más llamativas)

Preparación

Preparación

En una olla, agrega media taza de leche, junto a ella, también debes colocar la gelatina. Mézclala bien y procede a cocinarla a fuego lento. Revuelve constante y cuidadosamente, evitando que queden grumos.

Luego de que todo esté bien mezclado y la gelatina se haya disuelto, retírala del fuego y procede a agregar el resto de la leche, el azúcar (o miel si lo prefieres), la vainilla, y si quieres que su color sea más atractivo, una gota de colorante vegetal.

Revuelve bien todos los ingredientes de una forma constante hasta que el resultado sea una mezcla completamente homogénea. Al estar lista, viértela en el molde de tu preferencia, bien sean pequeños o grandes, y procede a refrigerarlas durante al menos 25 minutos. Para garantizar su duración, guárdalas en un frasco hermético en la nevera.

Esperamos que cada una de estas recetas te haya sido útiles, y puedas disfrutar tanto el proceso de preparación, como el momento de probar tus creaciones. ¡Buen provecho!