Quantcast

Qué fue de Chimo Bayo, el rey de la Ruta del Bacalao

Mucho ha cambiado Chimo Bayo desde que sú mítico ‘Hu-Há’ no dejaba de sonar en las discotecas de todo el país, pero su espíritu, en el fondo, no ha variado un ápice. El dj, que alcanzó el éxito en la década de los 90 con canciones como ‘Así me gusta a mí’ o ‘Bombas’, es ahora un empresario de éxito muy versátil que lo mismo te saca un vino, que te escribe un libro o que te anuncia un banco.

Imagen de Chimo Bayo en sus inicios.

Porque a pesar de todo que, para él, la Ruta del Bakalao “lo es todo”. “No fue una época de mi vida, no está ligada a un espacio ni a un tiempo concretos. La ruta reside en aquellos que la vivimos. Es un espíritu de hedonismo, de diversión, de libertad total”, comentó cuando sacó su vino al mercado.

Chimo Bayo, que alcanzó el éxito en la década de los 90 con canciones como ‘Así me gusta a mí’ o ‘Bombas’, apuntó públicamente en una conferencia de prensa reciente que la gente le valora por “ser auténtico”, por “mantener su concepto” con el que triunfó hace dos décadas y por ofrecer en cada uno de sus nuevos trabajos “energía y vitalidad”.

‘ASÍ ME GUSTA A MÍ’, EL TEMAZO QUE LE ENCUMBRÓ

La canción apenas poseía un puñado de onomatopeyas inconexas, pero el “chiquitán-tán” y el “hu-ha” sonaron en todo el planeta. Con una armadura galáctica, su clásicas gafas con luces incorporadas y la mítica gorra con CCCP, era imposible ver a Chimo Bayo y que te dejara indiferente. La Sgae dice que es el maxisingle más vendido de la historia de España.

Así me gusta a mí‘ fue número uno en países como Israel o Japón y acabó vendiendo más de un millón de copias. Todos íbamos con el cassete del coche o del walkman, a todo trapo, para ponernos a tono. Aunque a nadie parecía importarle, se hacía cierta apología de las drogas -más concretamente del éxtasis- en la canción.