Quantcast

Qué es el mal de ojo

Son muchas las culturas y tradiciones en el mundo que coinciden en la misma definición del mal de ojo, concibiéndolo, como un daño que hace una persona llena de envidia a otra, ocasionándole accidentes, enfermedades, es decir desde afecciones menores hasta la muerte.

En esta sección te explicamos qué es el mal de ojo de acuerdo a distintas culturas, cómo identificarlo y combatirlo.

Qué es el mal de ojo

Qué es el mal de ojo

Es momento, entonces, de que analicemos los conceptos del mal de ojo, de tal modo, que al conocer su definición, puedas hacerle frente a este tipo de maleficio. En ese sentido, ampliamos para ti en esta sección el concepto con el que abrimos este artículo.

El mal de ojo es ocasionado por las vibraciones o energías que produce una persona que es víctima de celos, rabia, odio, envidia, entre otros sentimientos que van abriendo paso a energías negativas, y que se irradian hacia otras personas.

Es importante que sepas reconocer cuando una persona está dispuesta a «echarte» mal de ojo, pero para ello, debes comprender que este puede ocasionarse tanto de manera voluntaria como involuntaria.

En ese sentido, la persona cuyas vibraciones están fuera de equilibrio, podría afectarte aunque no sea su intención hacerlo.

Culturas ancestrales y el mal de ojo

Culturas ancestrales y el mal de ojo

En la antigüedad, se creía que el mal de ojo era solo una acción provocada por la energía maligna de algunas brujas. Sin embargo, los historiadores aseguran que el mal de ojo tiene su origen en Medio Oriente y se cree que las deidades podían ocasionar el mal de ojo.

Por otro lado, que en Latinoamérica se considera un maleficio que puede llegar a causar hasta la muerte, es por ello que a los niños le colocan amuletos elaborados con semillas, cintas rojas, y son bautizados desde su nacimiento.

En algunas regiones se suelen realizar rituales para santiguar al bebé y protegerlo desde sus primeros días de vida del mal de ojo.

Mientras que en Europa y Medio Oriente lo definen como una fuerza capaz de dañar. Y en el viejo continente se utiliza la naza, que es un ojo cuyo iris azulceleste y se emplea en collares para proteger del maleficio.

Asimismo, algunos antropólogos aseguran que quienes pueden causar mal de ojo o los “ojeadores” no solo las personas afectan con las energías negativas, también lo pueden hacer los animales, deidades y hasta objetos.

Identificar los efectos

Identificar los efectos

En la actualidad es recurrente que muchas personas tengan terribles defectos de personalidad, esto a consecuencia de las competencias, por ejemplo, las laborales. Te ponemos este ejemplo, porque es el más usual, sin embargo, hay amplitud de tipos de competencia en la actualidad que acarrean a la envidia, el odio o los celos.

Esto que tal vez conozcas como «mala vibra«, producen un daño espiritual que conllevan a un desorden energético y de inestabilidad emocional.

A propósito de esto, podrías llegar a sentir aflicción, desequilibrio en tus sentimientos, depresión, angustia y miedo a todo lo que te rodea.

Síntomas

Síntomas

Para saber si has sido afectado por este maleficio debes estar atento primero de qué personas te rodeas en tu trabajo, escuela, incluso amistades, vecinos y familiares. Recuerda, que en muchos casos, el mal de ojo es espontáneo, y afecta aunque no sea la intención de la persona.

Por otro lado, debes permanecer atento a varias afecciones físicas y psicológicas. Aquí te explicamos las más frecuentes.

Dolores estomacales, inapetencia, vómitos, diarreas, presentar síndrome de intestino irritable.

Insomnio, constantes desvelos, dificultad para conciliar el sueño y temores nocturnos.

• De acuerdo con la intensidad del maleficio, puedes presentar alergias o afecciones cutáneas delicadas.

• Puedes llegar a sentir fuerte desequilibrio emocional. Depresión, melancolía, tristeza sin fundamento, rabia, odio, celos, entre otros.

Una vez detectados estos síntomas, te sugerimos recurrir a expertos y pedir ayuda, para de este modo, hacer frente al mal de ojo. Recuerda que en algunos casos este maléfico conjuro de energías negativas puede causar la muerte.

Cómo hacerle frente

Cómo hacerle frente

Antes de iniciar con las sugerencias que te permitirán protegerte a ti a tus seres queridos, por lo que debes aprender cómo protegerte del mal de ojo, debes saber quiénes son más vulnerables a estos maleficios. Efectivamente, cualquier persona puede ser afectada por el mal de ojo, al igual que un animal, incluso objeto.

Sin embargo, en muchas culturas se suele colocar a bebés y niños, una pulsera o tobillera de color rojo, cuyo dije consta de una peonía sacramentada o bendita por un experto. Esto por cuánto se les considera más vulnerables que los adultos. Y este caso está relacionado a la debilidad emocional o pureza de los pequeños.

Por otro lado, para iniciar los rituales que te liberarán del mal de ojo debes estar seguro de que los síntomas no pertenecen a otra enfermedad, porque hay gente que piensa que tiene mal de ojo y no se da cuenta de cómo está la situación.

Una vez aclarada la duda, puedes iniciar con una serie de tratamientos. Cabe destacar, que el mal de ojo es un maleficio que no se cura, pero puede reducirse su afección en tu vida.

En este sentido, te recomendamos realizar los siguientes rituales.

Pasar un huevo por el cuerpo y luego sumergirlo en un vaso con agua. Esta acción simboliza la limpieza y el posterior ahogo de las energías negativas.

• Otro remedio que te recomendamos es colocar un vaso de agua y cambiarlo todas las noches.

Además, podemos sugerirte utilizar collares con dijes de cuarzo. Así como confiar plenamente en tu fuerza interna para ganarle al maleficio del mal de ojo. Encontrar la forma de obtener las energías positivas que te ayudarán en esa lucha.

Es por ello, que una de las sugerencias más fuertes o sólidas, es buscar rodearte de personas que estén limpias de malas vibraciones. Eso se traduce a una retroalimentación de energías positivas que te abrirán paso al equilibrio emocional y espiritual.

Muchos consideran que el mal de ojo es sólo una superstición, no obstante, como dice el dicho «de que vuelan, vuelan», es por ello que te aconsejamos ir siempre protegido de los malos ojos y por ende, del mal de ojo, y sobre todo llenarte de mucha buena vibra.