Quantcast

Protección Civil mantiene la alerta por vientos costeros y fuerte oleaje

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior mantiene la alerta por fenómenos costeros en el litoral cantábrico, así como en zonas del litoral mediterráneo y Baleares, de acuerdo con las predicciones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Durante la jornada del viernes y la de mañana sábado, las zonas costeras con previsión de riesgo por fuertes vientos costeros, lo que provocará oleaje, son La Coruña, Lugo, Asturias, Cantabria, Vizcaya, Guipúzcoa, Granada y Almería.

Además, también se prevé fuertes vientos en zonas del interior en el norte, centro y sudeste peninsulares, con rachas que alcanzarán los 100 kilómetros por hora, especialmente en Almería, Tarragona y Castellón.

Asimismo, un frente atlántico cruzará la Península y Baleares y dejará los cielos nubosos o cubiertos, con precipitaciones en gran parte del territorio, sin embargo, las lluvias serán fuertes en Pontevedra, donde se esperan acumulaciones de 80 litros por metro cuadrado en doce horas.

En el caso de las comunidades autónomas de Castilla y León, Cantabria, Aragón y Navarra, tendrán riesgo por deshielo, lo que dará lugar a crecidas en los ríos e inundaciones. Estas situaciones han llevado a Protección Civil a ofrecer una serie de recomendaciones ante el oleaje, los fuertes vientos, las posibles crecidas de los ríos y las precipitaciones.

Ante vientos costeros, Protección Civil aconseja que en caso de estar en zonas marítimas, lo mejor es alejarse de la playa y de otros lugares bajos que puedan ser afectados por las elevadas mareas y oleajes que suelen generarse ante la intensidad de vientos fuertes. Además, recomienda evitar estacionar los vehículos en zonas que puedan verse afectadas por el oleaje.

Ante estas situaciones, en las que el mar adquiere condiciones extraordinarias, hay una alta probabilidad de que el agua arrastre a las personas que estén cercanas a las proximidades, por eso, Protección Civil pide no poner en riesgo la vida ante las imágenes espectaculares del fuerte oleaje.

Además, Protección Civil recomienda ante fuertes vientos asegurar puertas, ventanas y aquellos objetos que puedan caer a la vía pública y alejarse de cornisas, árboles, muros o edificaciones en construcción o grúas que puedan desprenderse. También aconseja abstenerse de subir a los andamios sin las adecuadas medidas de protección.

En caso de conducir, se recomienda extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido y prestar especial atención a la posible presencia de obstáculos en la carretera.

Ante la crecida de los ríos por el deshielo recomienda mantenerse informado de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación, aparte de no conducir en áreas inundadas y si está rodeado por una corriente de agua, Protección Civil señala que lo más prudente es buscar un sitio alto y abandonar el automóvil.

En caso de conducir en estas condiciones, Protección Civil pide circular por carreteras principales y autopistas, alejarse de vías y torrentes, así como no atravesar a pie vados inundados o corrientes de agua, o si hay evacuar el domicilio, recomienda trasladar los artículos esenciales a los pisos más altos y cerrar las tomas principales de electricidad y gas.

Por último, apunta a los conductores la conveniencia de que en caso de lluvias intensas reduzcan la velocidad, extremen las precauciones y no parar en zonas donde pueda haber grandes cantidades de agua.

En caso de tener que viajar recomienda hacerlo por autovías y carreteras principales. Si se producen tormentas súbitas o lluvias intensas recuerda que es preciso tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos por el rápido aumento del agua, que puede provocar daños en los coches o incluso arrastrarlos poniendo en peligro todo lo que se encuentre a su alrededor.

Además, pide evitar atravesar inundaciones ni con el coche ni a pie y para las personas que viven en el campo o se encuentren en él, así como alejarse de ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas y evitar atravesar vados inundados.