Quantcast

Schroders prevé una recuperación «significativa» de las Bolsas en 2021

La gestora de fondos de inversión Schroders prevé una recuperación «significativa» de las Bolsas en 2021, con una «dispersión sustancial» en el desempeño dentro de los diferentes sectores, por lo que recomienda la selección de acciones, toda vez que descarta una «burbuja tecnológica».

En sus previsiones para la renta variable, asegura que la rentabilidad por dividendo se mantiene por encima de la de los bonos, lo que respalda el argumento relativo a favor de las acciones sobre los bonos del Tesoro.

La firma destaca que el sector de la tecnología «seguirá siendo un área fructífera para los inversores en los próximos años» y ve probable que el mayor riesgo para el sector provenga de la regulación, más que de una rápida disminución de la tasa de crecimiento subyacente. Precisamente, ayer la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos presentó una demanda contra Facebook que aspira a reducir el tamaño de la empresa y su posición de mercado.

No obstante, ve probable que las áreas que se paralizaron durante el confinamiento, como los hoteles, restaurantes, empresas de ocio y compañías de viajes que experimenten un fuerte repunte con la recuperación el próximo año.

«La tecnología todavía puede hacerlo bien, pero algunas de las áreas menos queridas pueden hacerlo aún mejor. No creemos que la solución sea tan simple como comprar los sectores baratos y vender los caros», ha aseverado el responsable de renta variable de Schroders, Alex Tedder.

En cualquier caso, incide en que no todas las empresas petroleras, de materias primas o industriales baratas ofrecen buen valor, y tampoco todos los bancos o compañías de seguros. Por ello, ve probable que haya una dispersión sustancial en todos los sectores.

Asimismo, la gestora señala que la inversión temática en «megatendencias» como el cambio climático, la innovación sanitaria, la urbanización, la automatización y la digitalización será aún más relevante después del Covid-19. Considera que la transición a una economía ecológica ofrecerá «enormes oportunidades de inversión».