Quantcast

Mayor flexibilidad y medidas de seguridad especiales: las nuevas características de los cruceros

El sector crucerista se prepara para una nueva temporada. La situación a causa del coronavirus ha dado pie a una mayor flexibilidad por parte de las navieras y agencias en la reserva de cruceros y en las medidas de seguridad especiales que tendrán lugar a bordo de los buques.

El sector crucerista ha sido uno de los más afectados por la pandemia del COVID-19, causando un año trágico para las navieras. Las pérdidas ocasionadas por la falta de cruceros a causa de la cuarentena y la declaración del Estado de Alarma se traducen en más de 1.000 millones de euros en ciudades como la de Barcelona y en 41,67 millones de euros en Málaga. Y es que las medidas restrictivas implementadas para frenar la propagación del virus y el número de contagios han ocasionado una disminución de la llegada de turistas a la ciudad de Barcelona de un 84,4% hasta el mes de junio. Se debe tener en cuenta que esta es la principal ciudad portuaria para los cruceros en España. Los cruceristas que no han hecho escala en el puerto malagueño en este 2020 se traducen en 459.828 en comparación el año anterior, tal como reflejan las estadísticas portuarias de la ciudad. 

Ante esta disminución drástica del número de cruceristas y del número de buques en circulación, los cuales paralizaron toda actividad en lugares como el Mediterráneo tras la temporada de verano, las navieras y agencias de viaje se encuentran buscando alternativas para reforzar el sector crucero de cara a la nueva temporada. Por el momento, tal como han anunciado y prevén las compañías, se espera un reflote para la nueva temporada a partir de los meses de Semana Santa pero, sobre todo, para el verano 2021. Estos datos han sido calculados en base a la reasignación de las fechas para los cruceros reservados para este año y su reubicación en los meses de junio, julio y agosto del próximo año, aunque esperan que los números incrementen conforme vaya entrando el 2021.

Ante las medidas adoptadas para facilitar a los cruceristas la posibilidad de realizar las reservas se encuentra la de aumentar la flexibilidad en el momento de realizar las reservas, tal como puede observarse en la mayoría de las agencias de cruceros. El fin principal de estas agencias es generar confianza y seguridad en los clientes frente a una situación tan incierta como la que está viviendo la mayor parte del planeta a causa del COVID-19.

Reservas más económicas y mayor flexibilidad en la política de cancelaciones

Las nuevas medidas para animar a los viajes en crucero se centran, sobre todo, en la generación de confianza para que las personas que decidan hacer una reserva puedan estar tranquilas. “Se trata de animar a los cruceristas a navegar ofreciendo una mayor flexibilidad, necesaria en la situación en la que nos encontramos”, declaran desde la agencia especializada en la reserva de cruceros desde el año 1994 SoloCruceros.com. El mayor portal para la reserva de cruceros ofrece a sus clientes la posibilidad de realizar las reservas pagando tan solo un depósito de 50 euros por persona, independientemente del crucero del cual se trate, así como de las fechas programadas para el viaje. De esta forma, se reduce de manera considerable el precio para poder realizar la reserva, además de definir un valor único para todos los cruceristas.

Otra de las medidas adoptadas por la agencia es la posibilidad de modificar las fechas, e incluso de cancelar las reservas, sin ningún coste adicional hasta 48 horas antes de la salida de los cruceros. “Con ello se proporciona una mayor tranquilidad a los cruceristas, los cuales no ven peligrar su inversión y pueden prevenir la situación dependiendo de la pandemia sin problemas”, resaltan desde la agencia. Así mismo, la compañía aprovechó también para ofrecer un 10% en los más de 7.000 cruceros que tienen disponibles en la web con motivo del Black Friday. 

Las principales navieras, por su parte, también han optado por flexibilizar las reservas. Algunos cruceros como MSC Cruceros permite cambiar de fecha hasta 15 días antes de la fecha de salida del buque. Así mismo, ha eliminado las limitaciones de itinerario o duración con salida hasta el 31/12/2021. En el caso de Royal Caribbean, la naviera fundada en el año 1968, ofrece cancelaciones sin gastos hasta 48 horas antes de la fecha de embarque mediante la recepción de un crédito para futuros cruceros válido por 12 meses. Estas condiciones han sido aplicadas a todas las reservas realizadas antes del 30/09/2020. La tercera de las grandes navieras en el país, Costa Cruceros, ofrece por otro lado, la posibilidad de realizar cambios de fechas hasta 48 horas antes del embarque para posponer cualquier crucero siempre y cuando este regrese antes del 31 de mayo. Esta tarifa recibe el nombre de “Promo 48h”.

Medidas de seguridad especiales para los cruceros del 2021

La situación del COVID-19 ha dado paso a la implementación de una gran cantidad de medidas de seguridad en los cruceros por parte de cada naviera. Estos están siendo adaptados a los nuevos protocolos impuestos por el gobierno, pero también a las medidas excepcionales desarrolladas por expertos destinadas únicamente para los cruceros, convirtiéndolos en uno de los destinos de vacaciones más seguros. Por supuesto, todos los cruceros deben respetar las medidas de distanciamiento social, así como la utilización de mascarillas en espacios públicos y la higienización de camarotes y espacios públicos —que se ha intensificado—. Ahora bien, en lo referente a las medidas de seguridad en el embarque y el desembarque muchas navieras están optando por realizar un registro en línea a partir de las 72 horas y una franja de horario de embarque distinta para cada crucerista con el fin de evitar las aglomeraciones y poder mantener el distanciamiento mínimo. Entre estas medidas se encuentran también el control de la temperatura y el sometimiento a exámenes médicos más completos en caso de que la temperatura sea superior a los 37,5 ºC. También la desinfección de los sistemas de aire acondicionados y el reforzamiento de los sistemas de ventilación.

Las áreas públicas, por otro lado, serán desinfectadas dos o más veces al día y tendrán dispensadores de gel en una gran cantidad de espacios. Habrá limitaciones en la zona de jacuzzis y para acceder a los gimnasios será necesario llevar a cabo un registro de entrada y salida, entre otras. La tripulación por otro lado, será capacitada con protocolos de higiene, seguridad y protocolo de actuación en caso de necesidad. Además, se habilitará un espacio exclusivo para tratar a cruceristas con síntomas de la enfermedad. Dotando a los barcos con las infraestructuras necesarias para poder llevar a cabo un aislamiento preventivo. Este servicio de sanidad estará incluido en la mayoría de los cruceros.