Quantcast

El delegado de la Junta en Granada lamenta «deslealtad absoluta» del Gobierno

El delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García, ha lamentado la «deslealtad absoluta» con la que, a su parecer, ha actuado el Gobierno central en la organización del traslado de inmigrantes desde Canarias a la provincia, sobre la que este pasado martes pidió explicaciones por «falta de información» sin haber obtenido «ninguna» respuesta al respecto.

Así lo ha indicado en la mañana de este miércoles en una entrevista con Canal Sur Radio, en la que Pablo García ha considerado «muy grave esta circunstancia» apuntando a que lleva a preguntarse «cuántas veces se ha producido esta situación» y «cuántos aviones han llegado en estas circunstancias».

Por ello, ha reiterado que pedirá responsabilidades en la reunión del Centro de Coordinación de Seguridad (Cecor) prevista para este miércoles con la participación de la Subdelegación del Gobierno, que podría haber actuado, según el delegado, con «nocturnidad, alevosía y premeditación».

García ha explicado que existen unos protocolos establecidos para la llegada de inmigrantes, que «están funcionando perfectamente» con los rescatados en pateras en aguas de Alborán, en el marco de los operativos articulados para estos casos con organizaciones no gubernamentales como Cruz Roja. Se les practican, tras su llegada a la costa granadina, «los test preceptivos para poder recepcionarlos» y, si hay PCR positivos o son contactos estrechos de contagiados, se les traslada al albergue de Víznar, en el cinturón, para pasar el confinamiento o la cuarentena pertinente «durante diez o 14 días».

Por ello, el delegado se ha preguntado «qué ha querido esconder el Gobierno», «más allá de intentar tapar el desastre de la inmigración en Canarias» y teniendo en cuenta, ha subrayado, la situación «tan dramática» vivida por Granada en la gestión del coronavirus «en estos dos últimos meses».

En este sentido, de estas «200 personas» no se sabe «su procedencia» ni «hacia dónde van», y el ‘tuit’ publicado por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Gobierno de España, José Luis Escrivá, en que criticó las «sospechas infundadas» del Sindicato Unificado de Policía sobre las PCR a los inmigrantes llegados a las costas españolas, es, según el delegado de la Junta en la provincia, «peor» pues habría bastado, a su parecer, con una llamada de la subdelegada del Gobierno en Granada, Inmaculada López, para activar el protocolo de coordinación.

«Andalucía ahora mismo está cerrada, Granada está cerrada, y el aeropuerto en su salida, salvo autorización administrativa expresa», tampoco admite en principio que el que llega se pueda «mover del municipio en que está ubicado», en este caso Chauchina, en el área metropolitana granadina, ha advertido García, en referencia a las medidas implementadas por la Junta para frenar la pandemia, y subrayando que todo ello es independiente de que sean inmigrantes o no, y que lo que preocupa es que estén «deambulando en su libre albedrío pudiendo contagiar».