Quantcast

Langostinos: 8 recetas diferentes para sorprender esta Navidad

Es uno de los alimentos más demandados en estas fechas. ¿Quién puede vivir sin los langostinos en Navidad? Sabemos que son el complemento perfecto en casi todas las familias, pero no te has de conformar con la versión clásica, cocida o a la plancha. En QUÉ! te traemos hoy una lista con ocho recetas muy diferentes con las que sorprender en estas fiestas.

En cremas, ensaladas y rellenos, por decir algunos ejemplos, los reyes del marisco no van a fallarte jamás. En una época con tantas cenas y comidas, en la que muchas veces nos quedamos sin idea, esta lista de consejos te vendrá como anillo al dedo. Elige tu versión de langostino, fresca o congelada en la pescadería o en el súper, y prepárate para disfrutar como nunca de estos crustáceos.

CREMA DE AGUACATE Y LANGOSTINOS

Por ofrecer algo de diversidad a nuestro menú, os acercamos otra manera de consumir los langostinos. Esta crema fría de aguacate y marisco aporta un gran valor nutritivo, a pesar de ser un plato relativamente ligero y que acompañará perfecto a otros más contundentes en nuestras comidas navideñas.

Para servirlo hemos de tomar los langostinos al natural, cocerlos durante un minuto, sacarlos del agua, pelarlos -y retirarlos- y volver a cocer las cabezas durante 20 minutos. Se cuela el agua sobrante y se guarda.

Esta crema fría de langostinos es todo un éxito en las fiestas.

Una vez pelado y cortado el aguacate, lo trituramos con zumo de limón y sal. A la pasta que nos sale le vamos añadiendo, en el mismo vaso de la batidora, un yogur natural, el caldo que ante obtuvimos y el brandy. Seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea y dejamos enfriar en la nevera.

Al servirlo añadimos langostinos cocidos enteros a la crema y, si nos gusta el picante, un chorrito de tabasco.

LOS CLÁSICOS NO FALLAN: A LA PLANCHA

Te hemos dado ya unas cuantas recetas para que seas original con los langostinos en estas fiestas, pero si no te convencen las opciones siempre puedes tirar por lo clásico. Enciende tu parrilla o tu plancha y pon tu marisco encima, vuelta y vuelta, para disfrutar como un niño pequeño. Eso sí, aunque parezca fácil, te damos algunos consejos para que no falles en la elaboración.

Debes proceder a calentar acertadamente la parrilla o la plancha, para ello debe estar muy bien barnizada y acompañada por unas gotas de aceite virgen extra. De hecho, siempre es conveniente poner un hilito de aceite a lo largo de la zona donde esta puesta la cola y la cabeza. Ambas deben ser condimentadas con sal (gorda) por la parte de arriba.

Posteriormente, deja unos dos minutos de cocción y procedes a darle vuelta a toda la preparación para que se cocinen por ambos lados.

Mira que pinta espectacular tienen estos langostinos.