Quantcast

Aumenta la demanda de chimeneas eléctricas en 2020

Hoy en día, las chimeneas eléctricas se han convertido en una de las mejores opciones a la hora de calentar el hogar.

Sin duda alguna, la situación que vivimos actualmente ha tenido un gran impacto en el conjunto de la sociedad, algo que se puede ver reflejado en las medidas que han adoptado las autoridades pertinentes. Las restricciones de movilidad y el confinamiento perimetral están provocando que las personas pasen más tiempo en casa, de manera que cada vez es más importante contar con un buen sistema de calefacción.

Los sistemas de calefacción tradicionales se han quedado bastante obsoletos, por lo que no resulta extraño que las personas apuesten por otras alternativas, como es el caso de los sistemas para calefacción eléctrica. Dentro de este campo, podemos encontrarnos con diversas variantes, pero la chimenea eléctrica es la más destacada. Y es que en los últimos meses, se ha incrementado la demanda de estos elementos.

Las chimeneas eléctricas no solo sirven para calentarse, sino que también permiten crear un espacio más acogedor y agradable en el hogar, ya que simulan con enorme realismo la clásica llama de las chimeneas de toda la vida. Estos aparatos se suelen instalar en el salón, sin embargo, las personas pueden comprar chimeneas eléctricas de calidad en tiendas especializadas para colocarlas en otras estancias de la vivienda.

¿Por qué se han puesto de moda las chimeneas eléctricas?

Como ya se ha comentado anteriormente, la compra de chimeneas eléctricas se ha disparado en estos últimos meses en España, debido en gran parte, a la situación que ha generado la pandemia del coronavirus. Se puede decir por tanto, que la chimenea eléctrica se ha convertido en uno de los elementos decorativos más demandados por los ciudadanos en 2020.

Y es que este tipo de aparatos de calefacción no necesitan instalación, no producen humos y no generan olores, de modo que permiten crear estancias muy confortables. Las chimeneas eléctricas generan un fuego ficticio bastante realista, que sin embargo, varía mucho de unos modelos a otros -esto influye en su belleza y espectacularidad-. Por ello, lo más recomendable es adquirir este aparato en una tienda especializada.

En la actualidad, las chimeneas tradicionales están desapareciendo de la mayoría de los hogares, en beneficio de otros sistemas de calefacción más económicos, menos peligrosos, y sobre todo, más fáciles de utilizar. Las chimeneas eléctricas son la mejor prueba de ello, puesto que por un lado, estos aparatos otorgan gran calidez al espacio, mientras que por otro lado, se pueden utilizar como elemento decorativo.

¿Qué tipos de chimeneas eléctricas existen en el mercado?

En un principio, la chimenea eléctrica se ideó con la intención de decorar diferentes estancias de las viviendas -especialmente en los pisos de ciudad-, pero con el paso del tiempo, los fabricantes han ido desarrollando nuevos modelos que incorporan un calefactor. Esto quiere decir, que las personas tienen la opción de activar este modo para calentar algún espacio concreto del hogar.

Las funciones de simulación de llamas y de calefacción son totalmente independientes en las chimeneas eléctricas, de manera que es posible obtener un ambiente acogedor, sin necesidad de usar la función de calefacción. En el mercado hay disponibles varios tipos de chimeneas eléctricas, por lo que tan solo es cuestión comprar el que mejor se adapta a las necesidades de cada vivienda.

Uno de los modelos más simples es la cesta eléctrica sin calefactor, al cual le siguen otros tipos más evolucionados como la chimenea eléctrica empotrada sin calefactor, o la chimenea eléctrica móvil sin calefactor. Por otra parte, las personas pueden elegir diversos modelos que incluyen calefactor como la chimenea eléctrica empotrada o de mural, la chimenea eléctrica de pie o la chimenea eléctrica móvil.

Aspectos a tener en cuenta al elegir una chimenea eléctrica

Al igual que ocurre con otros aparatos del hogar, la compra de una chimenea eléctrica no es algo sencillo, de modo que las personas deben fijarse en algunos factores como el tipo de modelo, las funcionalidades o la potencia. En el apartado anterior, ya hemos analizado los diversos modelos de chimeneas eléctricas que existen en el mercado, por lo que llegados a este punto, solo hay que analizar las dimensiones de la estancia.

El apartado de funcionalidades merece una mención especial, puesto que las nuevas chimeneas eléctricas incorporan una gran cantidad de características, entre las que destacan la modulación de la luz ambiental, la programación de la temperatura -tanto diaria como semanal- o la conexión Wi-Fi para manejarla con el teléfono móvil.  Pero eso no es todo, ya que algunos modelos incluyen muchas más funcionalidades.

Por ejemplo, hay chimeneas eléctricas que incorporan un mando a distancia, mediante el cual se puede controlar el encendido y el apagado. Además, algún que otro modelo de chimenea eléctrica se puede configurar en base a modos de funcionamiento -anti-congelación, confort, eco, etcétera-. Por último, conviene fijarse en la potencia de este tipo de aparatos, aunque hoy en día, la mayoría incluyen reguladores específicos.