Quantcast

El secreto de tu perro y gato: también ellos pueden ser pesimistas

El comportamiento animal, su carácter y sus emociones, son una de las cuestiones científicas más apasionantes y que más interés suscitan en la actualidad. La fiebre por las mascotas que hemos vivido en las últimas décadas, sobre todo de perros y de gatos, ha hecho que aumente la curiosidad por saber cómo son estos animales “por dentro”. Qué sienten, qué significa que se comporten de una forma u otra, cómo intentan comunicarse…

La etología y la psicología animal son las ciencias que estudian la conducta de los animales. Y, como es evidente, se han centrado con especial interés en aquellos animales que los seres humanos tenemos más cerca: perro, gato, caballo, vaca…Los animales, todos lo hemos comprobado en alguna ocasión, tienen un estado de ánimo que va cambiando, expresan emociones y sienten dolor. Un reciente estudio ha demostrado asimismo que nuestras mascotas también pueden ser optimistas o pesimistas, según las circunstancias vitales a las que se enfrenten en un momento determinado. 

Las emociones de los animales

pesimistas

Cuando los animales ganan o consiguen algo que estaban persiguiendo expresan sentimientos y un estado de ánimo positivo. Y todo lo contrario, claro: cuando sienten que han perdido algo o las cosas no les han salido como esperaban, se sienten pesimistas. Esa es la conclusión a la que han llegado un grupo de investigadores de Belfast y que ha sido publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B con el título de “Emotion in animal contests”.

Según afirman este grupo de científicos, las emociones no han sido tradicionalmente un factor a tener en cuenta en el estudio del comportamiento animal. Ahora, su intención es investigar y remarcar la importancia de esta cuestión. El problema, reconocen, es que no es en absoluto sencillo encontrar una forma de medir y describir las emociones de los animales. Al no poder comunicarse, eso solo puede conseguirse por vía indirecta y con medidas de tipo fisiológico.