Quantcast

Pérdida del apetito y otras rarezas que sufrimos cuando nos enamoramos

Todos nosotros alguna vez nos hemos enamorado en la vida y esto nos ha cambiado en algunos aspectos como la pérdida del apetito y otras cosas que más adelante explicaremos.

El sentimiento del amor es algo complejo, ese sentimiento que nace desde nuestro corazón y que nos hace pasar una felicidad plena cuando se goza del mismo así como también nos hace pasar malos ratos.

Cuando se sufre una ruptura de la relación que tengamos con alguna pareja, esta nos afecta hasta tal punto que no queremos comer y hasta dormimos mal. La persona puede entrar hasta en depresión. Por ello algunos cuando sufren mucho les cuesta volverse a enamorar para no pasar por ese proceso doloroso y que trae sus consecuencias, pero que si se disfruta del mismo te hará sentir una gran felicidad. Un riesgo que vale la pena aceptar.

Deseo y apego

apego apetito

Así como la noradrenalina y a la dopamina se relacionan a la falta de apetito, aquí las protagonistas del deseo son producto de dos hormonas, el estrógeno y la testosterona. Dichas hormonas se sintetizan en los genitales pero la estimulación para que estas sean producidas son producto del hipotálamo.

Luego de sentir un gran deseo y atracción de la persona de la cual nos enamoramos se llega a un estado de calma. Ocurre cuando ya la relación amorosa es bastante estable y de larga duración.

Por su parte el apego es muy frecuente de las relaciones materno/paterno y de las hormonas que la causan son la vasopresina y oxitocina. Esta última es muy conocida porque se libera en el acto de un parto y se usa al mismo tiempo para inducirlo. Asimismo esta se segrega en grandes cantidades durante la lactancia o un acto sexual. Dichas actividades crean lazos de unión muy fuertes.