Quantcast

El Ministerio de Transportes pide «sentido común» a los usuarios de kayaks y canoas

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha pedido este viernes a los usuarios de kayaks y canoas que tengan «sentido común» y que sigan las medidas de prevención y seguridad necesarias para evitar los accidentes que se han producido recientemente en este tipo de embarcaciones.

Según explica Transportes, este tipo de embarcaciones no requieren titulación previa y se «han popularizado en los últimos años» en toda la costa española, una situación que «está provocando «numerosas» incidencias que, en algunas ocasiones, «desembocan en tragedia».

Para evitar estas situaciones, Transportes recomienda tomar algunas medidas de prevención y seguridad, como estudiar con detenimiento las previsiones meteorológicas y no salir al mar si hay mal tiempo, escasa visibilidad o viento, eventualidad esta última que puede provocar que la embarcación se aleje de la costa.

Además, recomienda vestir con un traje de neopeno con bandas reflectantes para evitar la hipotermia en caso de vuelco.

Otro de los elementos clave es disponer de un medio de comunicación para emergencias, aspecto en el que se recomienda el uso de una radio VHF portátil y estanca, aunque Transportes apuntó que también «puede ser útil un móvil con la batería cargada y protegido contra el agua».

En cuanto a las medidas a tener en cuenta para la propia embarcación, antes de salir se recomienda a los usuarios que comprueben la estanqueidad de los compartimentos, que revisen el cubre-bañera, que lleven una bomba de achique manual y una pala desmontable de repuesto.

Además, la embarcación tiene que tener un cabo de seguridad en los costados, con asas a proa y a popa, y un cabo de remolque a bordo de 10 metros de longitud como mínimo. Las bandas reflectantes en la cubierta y en las palas también mejorarán la visibilidad de noche, agregó el ministerio.

La cartera de Transportes también pidió «sentido común» a los tripulantes de kayaks y embarcaciones similares para evitar riesgos innecesarios que pueden «desembocar en la muerte», en el peor de los casos, o en un «gran susto» y la «movilización de importantes recursos» en todos los casos.

Navegar en compañía de otros kayaks, con el número de tripulantes autorizados, siempre con luz del día, sin alejarse más de 6 millas de la costa y no abandonar la embarcación en caso de caída (dado que puede servir de soporte), son otras de las recomendaciones para el uso de este tipo de embarcación.

(SERVIMEDIA)