Quantcast

El 69% de los pacientes crónicos sufrió la cancelación de las consultas que tenía programadas antes de la pandemia

El 69% de los pacientes crónicos sufrió la cancelación de las consultas que tenía programadas antes de la crisis que provocó el Covid-19, según el “Estudio del impacto de la Covid-19 en las personas con enfermedad crónica”.

El informe, presentado este viernes, ha sido realizado por la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP). “Queríamos conocer el impacto del estado de alarma en las personas con una enfermedad previa”, señaló la presidenta de la POP, Carina Escobar.

Durante la presentación del informe, Escobar aseguró que “estos datos ponen de relevancia que el sistema no ha sido capaz de mantener la atención a las personas con una patología previa, con la consiguiente sobrecarga que esto va a generar en los próximos meses, y el impacto que tendrá en la salud de las personas por el retraso en los diagnósticos, los ajustes en la medicación, etc.”

María Gálvez, directora de la entidad, destacó que además de la cancelación de consultas, pruebas e intervenciones, “el 41,4% de las personas encuestadas sufrió la suspensión o aplazamiento de su rehabilitación, con las consiguientes consecuencias en su estado de salud”.

Por otro lado, la directora indicó que “el 80% de las personas que participaron en el estudio, se encontró con dificultades para poder conseguir la medicación durante el estado de alarma, por diferentes motivos”.

Los datos del estudio revelan que el impacto de la pandemia en la situación de los pacientes crónicos fue más allá de lo sanitario. “El 34,1% afirma que la situación le ha provocado un cambio negativo en su situación laboral, con el consecuente impacto económico”, añadió la directora de la POP.

“De los pacientes encuestados que siguieron activos laboralmente durante el estado de alarma, el 36,4% se vio obligado a seguir acudiendo a su puesto de trabajo pese a ser población de riesgo. Y tres de cada cuatro eran mujeres”, señaló Gálvez.

En esta crisis, los cuidadores de los pacientes también se encontraron desprotegidos: “Las cuidadoras informales que ya hacían una gran labor, no han tenido medios para protegerse, ni test y algunas convivían con la Covid-19”. Por ello, “debemos potenciar el apoyo al cuidador, cuidar a los que nos cuidan”, declaró la presidenta de la POP.

SERVIMEDIA