Quantcast

Simón reconoce que la hipótesis de que el calor afecta al coronavirus va teniendo «más respaldo»

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, indicó este martes que la hipótesis de que el calor ayude a frenar el nuevo coronavirus tiene «cada vez más respaldo».

Este abril lluvioso dará paso a un ‘veranillo’ en este primer fin de semana de mayo porque habrá mucho sol y los termómetros marcarán más de 30 grados en muchas zonas de España.

Ese tiempo prácticamente veraniego coincidirá con otro alivio en el confinamiento forzoso para contener el Covid-19, puesto que el Gobierno permitirá a partir de este sábado dar paseos en familia o hacer deporte individualmente.

Según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recogida por Servimedia, este domingo se esperan 35 grados en Córdoba; 34 en Sevilla; 33 en Ciudad Real, Jaén, Murcia, Toledo y Zaragoza; 32 en Badajoz y Bilbao; 31 en Cáceres, y 30 en Albacete, Lleida y Madrid.

Simón comentó en la rueda de prensa posterior a la reunión diaria del Comité de Gestión Técnica del Coronavirus, celebrada en el Palacio de la Moncloa, que algunos virus similares al SARS-CoV-2, coronavirus que ocasiona la pandemia del Covid-19, tienen «una estacionalidad clara» en el sentido de que «dejan de transmitirse o se transmiten a un bajo nivel» durante la primavera y el verano.

«CIERTA DIFICULTAD»

Sin embargo, subrayó que esa hipótesis con el nuevo coronavirus puede equipararse a una «creencia» que conviene verificar, si bien indicó que hay una «cierta dificultad» en comprobar que el calor ayuda a frenar la pandemia. «Hasta que no tengamos claro cómo evoluciona en otros países con climas similares y climas diferentes no podemos realmente valorarlo», dijo.

Además, apuntó que algunas comunidades autónomas de España con clima más cálido tienen «algo más de transmisión» del Covid-19, pero precisó que en esos casos influyen otros factores en la transmisión, como «hábitos sociales diferentes, la concentración de población en grandes núcleos urbanos y el tipo de transporte colectivo que se puede utilizar».

Simón indicó que la Aemet trabaja en elaborar mapas sobre la influencia del virus a través de áreas meteorológicas, pero consideró que el problema de los estudios ecológicos, así denominados en epidemiología, es extraer conclusiones de transmisión individual de una enfermedad a partir de exposiciones generalizadas en zonas geográficas.

«Por lo tanto, no es fácil el sacar conclusiones con excesiva seguridad, pero sí que es una hipótesis que va vez va teniendo cada más respaldo», concluyó.

(SERVIMEDIA)