Quantcast

China dice que España compró los tests rápidos a una empresa sin licencia

La Embajada de China en España aseguró este jueves que los tests rápidos para el coronavirus Covid-19 que compró el Ministerio de Sanidad español fueron encargados a una empresa sin licencia, y acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de desoír la lista de proveedores clasificados ofrecida por el Ministerio de Comercio de China.

Según la versión de las autoridades chinas, las 9.000 pruebas rápidas que España ha ordenado devolver por incumplir criterios de fiabilidad fueron encargados a Shenzhen Bioeasy Biotechnology, una empresa que “no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos”.

El Ministerio de Sanidad informó este jueves de haber dado orden para devolver este lote de tests rápidos que, según el Centro Nacional de Microbiología, no funcionan bien al tener una sensibilidad del 30%, cuando deberían superar el 80%. El Gobierno ya ha encargado otro tipo de tests para aliviar la carga de trabajo de los laboratorios.

“Obviamente, esto ha obligado a devolver los lotes, la empresa va a cambiarlos y se van a utilizar otro tipo de tests rápidos que nos van proveer”, ya que “Sanidad ha conseguido otros proveedores”, informó el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, en la rueda de prensa del comité técnico del Covid-19.

Según China, “la compra de materiales sanitarios anunciada por el Ministerio de Sanidad de España está en curso y los materiales no han salido aún”, y aseguró que “el Ministerio de Comercio de China ofreció a España una lista de proveedores clasificados, en la cual Shenzhen Bioeasy Biotechnology no estaba incluida”.

Para rematar, la Embajada china señala desde sus redes sociales oficiales que Shenzhen Bioeasy Biotechnology “no ha conseguido todavía la licencia oficial de la Administración Nacional de Productos Médicos de China para vender sus productos”, pese al encargo de España.

Preguntado por las pruebas inservibles, Simón constató que estos tests “no corresponden a lo que venía en los certificados de calidad”, por lo que el Gobierno español ha ordenado su devolución y ya trabaja con otros proveedores.

Esta empresa, explicó el portavoz técnico de Sanidad en la crisis del coronavirus, es “la que inicialmente podía proveernos más rápido” e “hizo un envío inicial de 9.000 tests rápidos que, antes de empezar a utilizarlos, se mandaron validar en el Centro Nacional de Microbiología” y a hospitales de la Comunidad de Madrid.

Según Simón, “Sanidad se ha estado moviendo intensamente para identificar y localizar todos los tests rápidos” en el mercado para que “nos permitan descargar (de trabajo) a los laboratorios” que realizan actualmente las pruebas PCR del coronavirus. No obstante, añadió, “se están haciendo entre 15.000 y 20.000 tests diarios”.

SERVIMEDIA