Quantcast

Álvarez (UGT) asegura que es “inminente” una reunión de todos los agentes sociales con el Gobierno para tratar el SMI

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, señaló este martes que es “inminente” una reunión de los agentes sociales con el Gobierno para abordar la evolución del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) y elementos de la negociación colectiva.

Así lo dijo el dirigente de UGT en una entrevista concedida a Servimedia en la que se refirió a la negociación de una nueva subida del SMI para este año, en el marco de determinar un incremento progresivo hasta situar el salario mínimo en el 60% del salario medio en 2023.

Álvarez señaló que espera que “de manera inminente” se produzca un encuentro para abordar este tema, después de que la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, haya apuntado la semana anterior a reuniones con los agentes sociales con prontitud. Por eso, confía en que se produzca esta misma semana.

Además, el líder de UGT, que ya urgió a tomar una decisión sobre el SMI en el mes de enero, aseguró que “el Gobierno haría bien diciéndonos a las partes que tenemos un tiempo limitado”. “No perderemos ni un minuto cuando nos llame el Gobierno para iniciar la mesa de negociación”, aseveró.

De cara a la senda de incremento hasta 2023, Álvarez subrayó que “no vamos a aceptar que la parte más importante del aumento se deje para 2023” y consideró que “si la CEOE está por la materia, creo que hay margen de negociación”.

El secretario general de UGT defendió el incremento del SMI argumentando que “el crecimiento económico nos lo jugamos con el aumento de los salarios”, aunque admitió que las subidas suelen estar “marcadas” por la marcha de la economía.

No obstante, indicó que un crecimiento económico en el entorno del 2% “permite que haya un aumento del SMI que incorpore una cuarta parte de ese proceso para llegar al 60%” y que el incremento del sueldo mínimo ayudará al crecimiento de la productividad.

En cualquier caso, Álvarez afirmó que su organización acudirá a la negociación “con la absoluta seguridad de que en 2023 España será un país que todavía está por debajo” pero que “vamos avanzando” con la senda que se decida.

En cuanto al efecto que ha podido generar la subida del 22,3% del año anterior aumentando la economía sumergida, el líder de UGT consideró que la cifra apuntada por el Gobierno “tampoco merece tanto debate” y que ante la existencia de fraude debe actuar la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

En lo que respecta a la reforma laboral de 2012 y la derogación que plantea el Gobierno en su acuerdo programático como es primar la prevalencia del convenio sectorial frente al de empresa o la recuperación de la ultraactividad, el dirigente de UGT consideró que lo que respecta a la negociación colectiva hay que derogarlo y “no hay muchas más cosas que hablar”.

A ello se suma otra materia que “hay que derogar sin mucho debate” citando expresamente el artículo que posibilita el despido por bajas médicas, aunque sean justificadas. Álvarez calificó este precepto legal de “infamia” y de “indignidad”.

En este sentido, señaló que “ha llegado la hora” de poner en marcha el Observatorio para estudiar el absentismo pactado entre patronal y sindicatos que anteriormente no se inició.

SERVIMEDIA