Quantcast

Trapero afirma que las leyes de desconexión fueron “una barbaridad más” de las aprobadas por el Parlament

El exmayor de los Mossos dEsquadra, Josep Lluis Trapero -que está siendo enjuiciado en la Audiencia Nacional por rebelión por su actuación en relación al 1-O- señaló este lunes en un momento dado de su declaración que las leyes de desconexión fueron “una barbaridad más” de las aprobadas por el Parlament en aquellos tiempos.

En una de las respuestas que dio al fiscal Miguel Ángel Carballo sobre la aprobación de leyes de desconexión en el Parlamento catalán, Trapero llegó a tildar de “barbaridad” las decisiones que se tomaron tendentes a la creación de un estado catalán y afirmó que estaba convencido de que los tribunales las acabarían anulando.

Como ya hizo en su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo, el exmayor de los Mossos d´Esquadra, insistió reiteradamente en que la policía catalana siempre ha estado a los órdenes de los tribunales e insistió en que el cuerpo hizo “todo lo que pudo” para evitar el referéndum ilegal.

Preguntado por el documento Enfocats incautado en el despacho de Josep María Jové, en que se recopilaban instrucciones para alcanzar la independencia y avanzar en la construcción de estructuras de Estado, Trapero dijo que “la primera vez que oí hablar del documento fue al leer esta causa”. Sostuvo que “no había oído hablar nunca de él” ni de otros relacionados con la llamada hoja de ruta independentista. Negó también haber leído el Libro Blanco de la Transición Nacional.

En cuanto a la actividad de vigilancia de las redes sociales, Trapero aseguró que hay una unidad dentro de la división de Investigación, que no detectó ninguna alerta de organización de disturbios durante la jornada del 1-O.

El fiscal Carballo volvió a la carga con sus preguntas sobre el ascenso de Trapero a la categoría de mayor de los Mossos en abril de 2017 y su posible relación con una supuesta afinidad suya con las convicciones independentistas, vinculación que fue negada reiteradamente por el acusado.

Trapero aseguró que aceptó el puesto de mayor de los Mossos d’Esquadra sin tener en cuenta el momento político que vivía Catalunya porque para él “no tiene ningún tipo de relación” y reprochó las insinuaciones del fiscal que le parecieron “muy forzadas”.

SERVIMEDIA