Quantcast

Los programas de armamento y la “política social” en las Fuerzas Armadas, retos para Robles en Defensa

Margarita Robles tendrá como principales retos en esta legislatura -en la que repite como ministra de Defensa- el desarrollo de los programas de armamento que consolidarán la modernización de las Fuerzas Armadas y el desarrollo de la “política social” para los militares en cuestiones que les conciernen como sus retribuciones, conciliación, igualdad y futuro laboral allende los 45 años.

Tras confirmarse este viernes que seguirá al frente de Defensa -cartera que ya ostentaba desde el mes de junio de 2018-, Robles también tendrá como tarea la renovación de la cúpula militar.

La actual, nombrada por María Dolores de Cospedal (PP), la confirmó tras la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno.

Por ello, una de las primeras decisiones que tomará será el nombramiento de un nuevo jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) y de los nuevos jefes del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, además del próximo director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

En la reciente celebración de la Pascua Militar, Robles pronunció un discurso en el que reivindicó como propia la puesta en marcha de una “política social” en el seno de las Fuerzas Armadas, una materia en la que, reconoció la ministra, queda mucho por hacer hasta la consecución de una milicia “moderna, tecnológicamente avanzada y adaptada a la Agenda 2030 de la ONU”.

También agradeció la labor propositiva de las asociaciones profesionales de militares. Por ello, es de esperar que Robles aborde algunas de las reivindicaciones de este colectivo, entre las que se encuentran las retribuciones, las cuestiones relacionadas con conciliación, igualdad y el futuro laboral de los militares de Tropa y Marinería cuando alcanzan los 45 años.

Por su parte, la política industrial de defensa será otro de sus desafíos. De hecho, la propia Robles llamó, durante el referido discurso en la conmemoración de la Pascua Militar, al consenso de todos los partidos políticos, abominando de la apropiación partidista de las Fuerzas Armadas, para poner en marcha una política de Estado susceptible de hacer de éstas una milicia propiamente adaptada al siglo XXI.

La consolidación de los programas especiales de armamento será el principal caballo de Robles. Estos programas son: submarino S-80; helicópteros Chinook; helicóptero NH-90; avión Eurofighter; fragatas F-110 y vehículos 8×8.

En el plano internacional, Robles tendrán que afrontar la crisis en Oriente Medio tras el ataque de EEUU contra el aeropuerto internacional de Bagdad en el que pereció el comandante iraní Quasem Soleimani.

Este hecho ha provocado, además del incremento de la tensión en una zona ya de por sí conflictiva, que se ha agravado con el ataque iraní a dos bases iraquíes con presencia de tropas estadounidenses, el anuncio de EEUU de sancionar económicamente a Irán y la aprobación en el Parlamento de Irak de una moción que insta al presidente del país a pedir a EEUU la retirada de sus tropas de su país.

España ha retirado a una parte de las tropas que tiene desplegadas en Irak bajo paraguas de la OTAN trasladándolas a Kuwait, como consecuencia de la inseguridad que reina en la región. La Alianza Atlántica ha ejecutado parte de la evacuación de la Base Unión III en la que están los cuarteles generales en el centro de Bagdad, lugar donde actualmente sólo quedan tres de los 13 militares españoles allí desplegados. El resto se encontraba ayer camino de Kuwait.

El Gobierno español ha dejado claro en todo momento que cualquier decisión que se tome tendrá lugar bajo el paraguas de la OTAN o de la coalición internacional, tal y como ha ocurrido con la decisión de retirada de Bagdad.

Las Fuerzas Armadas españolas cuentan con 545 efectivos desplegados en Irak en la coalición internacional liderada por EEUU que combate a los terroristas del autodenominado Estado Islámico (EI) instruyendo a las tropas iraquíes en la base ‘Gran Capitán’ de Besmayah, situada a unos 30 kilómetros al oeste de Bagdad.

Al mismo tiempo, fuerzas de operaciones especiales instruyen a unidades iraquíes dedicadas a la lucha antiterrorista en Bagdad y Al Taqaddum. Por su parte, España cuenta en Taji con una unidad de helicópteros que proporciona transporte aéreo en el interior de la zona de operaciones.

SERVIMEDIA