Quantcast

La DGT prevé casi 6,3 millones de viajes por carretera desde mañana hasta Año Nuevo

La Dirección General de Tráfico (DGT) pondrá en marcha la segunda fase del dispositivo especial navideño entre las 15.00 horas de este viernes y las 23.59 del miércoles 1 de enero, día de Año Nuevo, periodo en el que espera que se produzcan 6,27 millones de desplazamientos por carretera de los 19,8 millones que prevé que haya durante todas las navidades.

Ello tendrá lugar después de que 21 personas perdieron la vida en las carreteras españolas durante la primera fase de la operación especial de Navidad puesta en marcha por DGT, tres más que en el mismo periodo del año pasado, que tuvo un día menos.

Fuentes de la DGT señalaron este jueves a Servimedia que entre las 15.00 horas del pasado viernes hasta las 24.00 horas de ayer miércoles, día de Navidad, se produjeron 18 accidentes mortales en las carreteras, en los que murieron 21 personas.

El día más trágico fue este sábado, cuando murieron ocho personas en siete accidentes de tráfico, por delante de este martes, día de Nochebuena, cuando hubo seis víctimas mortales en otros tantos siniestros.

Este miércoles se registraron tres fallecidos en un accidente y el viernes (de 15.00 a 24.00 horas) y el lunes hubo dos muertos en dos siniestros, en tanto que este domingo no se produjo ningún accidente mortal en las carreteras españolas.

OBJETIVOS

Para llevar a cabo el dispositivo navideño, la DGT cuenta con más de 800 funcionarios y personal técnico especializado que atienden los Centros de Gestión de Tráfico, todos los agentes disponibles de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil y más de 13.000 empleados de empresas de conservación, vías en régimen de concesión dependientes del Ministerio de Fomento y el resto de los titulares de carreteras y personal de los servicios de emergencia, tanto sanitarios como bomberos.

Los guardias civiles intensificarán los controles preventivos de alcohol y drogas a cualquier hora del día y en cualquier carretera, irán en vehículos camuflados para vigilar el cumplimiento de las normas de tráfico (sobre todo el uso del móvil al volante) y controlarán la velocidad con radares móviles, que se complementarán con los fijos situados en las vías.

Desde el aire, la vigilancia se hará con helicópteros y drones de los que dispone la DGT, que utilizará las cámaras en carretera para vigilar el uso del cinturón y al volante. “Todos y cada uno de estos medios y medidas son para evitar infracciones”, aseguró Tráfico.

(SERVIMEDIA)