Quantcast

El surrealista posado de Agatha Ruiz de la Prada en un desguace

La diseñadora Agatha Ruiz de la Prada ha querido comunicar a España entera que sigue con Luis Miguel Rodríguez, propietario de Desguaces La Torre y más conocido como ‘el chatarrero’, tras los rumores que apuntaban a una infidelidad de él.

La pareja posa junta por primera vez. Lo hace para la revista ‘Vanity Fair’ en el trabajo de él: en pleno desguace.

No obstante Agatha no se anda con tonterías y se llevó hasta allí un equipo de 25 personas entre fotógrafo, maquilladores, estilistas, producción, iluminación, etc.

El resultado es una surrealista portada donde Agatha luce un diseño ideado por ella pero que poco sentido tiene si nos fijamos en el lugar donde está: el desguace de coches. Él lleva un esmoquin.

Si la imagen no tiene desperdicio, uno de los titulares que acompaña a la fotografía no se queda atrás: “Cuando me enteré del engaño, me tomé un Orfidal. Y supongo que los próximos días adelgazaré”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Es lunes, son las ocho de la mañana y estamos en Desguaces La Torre. Un equipo de 25 personas —maquilladores, estilistas, fotógrafo, asistentes, productores…— prepara la sesión de fotos que ilustra este reportaje en el que Ágatha Ruiz de la Prada (@agatharuizdlprada) posará por primera vez con Luis Miguel Rodríguez, el Chatarrero, su novio y dueño del “desguace más grande del mundo”, como él mismo denomina su negocio. Así se ha gestado la portada de #VanityFairEnero. El próximo miércoles en tu quiosco y la entrevista completa en la web. . . Redacción: @verabercovitz Fotografía: @javier_biosca Arte: @mariasanjuanmolla y @angel_perea_malo Estilismo: Equipo @agatharuizdlprada y @aestebanlibrero Producción: @airin_mila_delaroca Asistente de fotografía: @enriqueescandell y @borjallobregat Asistente de estilismo: @nogue_aina Maquillaje y peluquería: @fer.martinez.mk

Una publicación compartida de Vanity Fair Spain (@vanityfairspain) el

 La entrevista deja otros titulares como este: “A Luismi lo que más le gusta son los coches y las tías. Lo dice él mismo. ¿Miedo de que pueda haber otra gente? Sí, como todo.

Agatha define a Luismi como “muy simpático y muy cariñoso. Muy particular y muy tío. A mí me gustan los hombres así, muy tíos.

“Ágathaes la pera limonera. Es divertida, lista, curranta, una crac. Una tía impresionante. Todo lo que pueda decir de ella es poco”, asegura él.