Quantcast
miércoles, 21 abril 2021 3:24

Campazzo guía al Real Madrid en una nueva exhibición anotadora ante el Valencia

No vamos a mentir. Pese al ambiente de puente navideño que presentaban las calles, el Wizink Center no desprendía sensaciones de partido grande. El pabellón madridista recibía a su equipo (8-3) tras una derrota liguera en Zaragoza que, aunque poco habitual, no pareció herir en exceso al conjunto de Laso. El Valencia, por su parte, llegaba a la capital en problemas, aunque todavía sin urgencias (4-7), tras caer en la última jornada europea ante uno de sus rivales directos, el Estrella Roja, por tan solo tres puntos.
El partido comenzó con ritmo alto y con ambos equipos muy acertados de cara al aro. Causeur demostró por qué suele ser habitual en los quintetos de Laso, anotando 8 puntos en tres ataques consecutivos. Randolph, empeñado en liderar a los blancos en ataque día sí y día también, sumó 9 puntos con un notable acierto desde el triple. El Valencia aguantaba los arreones blancos con acciones de calidad de Dubljevic (8 puntos) y de un San Emeterio (7) que, a sus 35 años, parece atravesar una segunda juventud.
El segundo acto arrancó con un actor inesperado sobre el parqué. Rudy Fernández, recuperado de un proceso gripal que le mantuvo en duda hasta el último momento, se estrenó como pareja de baile de Jordan Loyd, miembro de los Toronto Raptors campeones del último curso en la NBA.
Pese a ser jueves, se respiraba ambiente de partido liguero en el Wizink. Tanto es así que, al inicio del segundo cuarto, Pablo Laso decidió dar los mandos del equipo a Nicolás Laprovittola, sospechoso habitual del banquillo cada vez que suena el himno de la Euroliga.
Según se consumían los minutos y se acercaba el descanso, el Madrid amagó con acelerar, pero el partido llegaba sigilosamente -en el más amplio sentido del término- al entretiempo con ambos equipos en buenos porcentajes de acierto y sin grandes diferencias. Tras un arranque frío, Laprovittola pareció carburar, Rudy hizo de Rudy (también con fiebre) y Jordan Mickey, negado en todas sus acciones, dejó un preocupante 1/4 en acciones aparentemente sencillas bajo el aro. La dirección de Guillem Vives y los 9 puntos de Tobey en el segundo acto sostuvieron al equipo de Ponsarnau en el partido con un marcador (53-49) que animaba al optimismo visitante, a pesar del alto puntaje que, en principio, favorecía a los locales.
Volvió el partido tras el descanso y Laso, tras anotación de todos sus efectivos en la primera parte, recuperó el quinteto titular. Campazzo mandaba de nuevo y el Madrid recobró energía en ambos lados de la cancha. Dubljevic y Tavares bregaban bajo el aro y se intercambiaban carantoñas en forma de disculpa durante cada parón. El montenegrino aumentó su productividad y se situó como máximo anotador del encuentro al mismo tiempo que su equipo disminuyó el acierto desde el triple. Los de Laso olieron sangre y, como suele ser habitual en los terceros cuartos, aumentaron su diferencia a la máxima del partido (80-70).
Jaycee Carroll, que había cerrado el tercer cuarto con un triple sobre la bocina, comenzó el último acto de idéntica manera. La afición local, que empezaba a vislumbrar otra victoria más en Euroliga, encontró en el acierto del estadounidense el estímulo que necesitaba para despertar. Con una más que posible salida a final de temporada, el escolta blanco agradecía la ovación de los asistentes entre claros gestos de incomodidad; los focos, mejor para otros.
El Valencia pareció despertar y acortó la distancia a 8 puntos en el ecuador del último cuarto con un Tobey que alcanzó la veintena de puntos sin demasiados alardes. El Real Madrid se percató de que el encuentro no había terminado y comenzó a castigar desde el triple. Thompkins sumó 12 puntos en un último cuarto espléndido que culminó con un tapón de los que dejan huella a quien lo recibe.
Con Campazzo alcanzando las 17 asistencias (récord total del club en Euroliga) y la victoria asegurada, la afición local miró al techo del pabellón y recordó a Fernando Martín en el primer partido de los blancos tras el 30º aniversario de su muerte.
Los de Laso demostraron un día más su excelente estado de forma y, con hasta seis jugadores en dobles figuras de anotación, firmaron su novena victoria en Euroliga (9-3) para consolidarse en el triunvirato de cabeza junto a Barcelona y Anadolu Efes. El técnico blanco reconoció en rueda de prensa el gran papel de su equipo en un partido comprometido y, en respuesta a QUÉ!, halagó el partido de dos jugadores en situaciones bien distintas: uno que acaba de llegar al equipo -Laprovittola- y otro, Carroll, que parece estar despidiéndose lentamente de la que ha sido su casa durante los últimos ocho años.
FICHA TÉCNICA:
REAL MADRID (111): Causeur (16), Randolph (18), Fernández (5), Campazzo (8), Laprovittola (5), Deck (8), Garuba, Carroll (12), Tavares (12), Mickey (10), Thompkins (14), Taylor (3).
Entrenador: Pablo Laso
VALENCIA BASKET (99): Colom (8), Marinkovic, Loyd (21), Ndour (11), Abalde (5), Labeyrie (6), Tobey (20), Motum (2), Dubljevic (17), Vives (8), San Emeterio (7), Doornekamp (5).
Entrenador: Jaume Ponsarnau
Árbitros: Ilija Belosevic, Carmelo Paternico y Seffi Shemmesh.