Quantcast

Una mujer se encuentra con su pareja ‘fallecida’ al acudir a un restaurante

Una mujer que recibió hace dos años la fatal noticia del fallecimiento de su pareja, se encontró con éste cuando paró a comer en un restaurante de Australia. El hombre estaba vivito y coleando, y trabajaba como camarero en el local.

La joven, identificada con el nombre de Rachel, comenzó a salir a la edad de 18 años con el chef de un restaurante de su localidad, por aquel entonces de 21 años, informó ‘ABC.net.au‘.

Rachel describió aquella relación como «realmente agradable». Sin embargo, su futuro se truncó cuando el hombre, cuya identidad no ha trascendido, perdió su trabajo y le pidió a la mujer que le prestara algo de dinero para ir tirando, unos 1.000 dólares australianos.

El joven fue devolviendo el montante poco a poco hasta un día que dejó de responder sus llamadas y abandonó la casa que ambos compartían.

«Se había llevado los muebles, la cama y casi todo», recordó la joven, que dijo que la madre del chico le informó que había entrado en un programa de rehabilitación debido a su adicción al alcohol en una clínica de Queensland.

Ella dudó de esta versión, pero pasadas unas semanas, la madre del chef se puso en contacto de nuevo informarle de que su hijo había fallecido.

«Mirándolo con perspectiva suena estúpido, pero no tenía razones para cuestionarlo. Si te llamara y te dijera que mi madre había muerto, no dirías ‘dame un certificado de defunción'».

Rachel lamentó la pérdida y siguió adelante, pero dos años después, la verdad ha salido a la luz.

Durante un viaje, la joven y su actual pareja hicieron una parada para comer en un restaurante a pie de carretera, donde descubrió a su antiguo amante llevando una bandeja a una mesa.

«Entré en shock», recuerda en el citado medio. Antes de que pudiera encontrase con él, Rachel pidió a su novio que la sacara del local y decidió comunicar los hechos a la policía, que nada pudo hacer ya que era «su palabra contra la de él».

Finalmente, la mujer aseguró que se arrepintió de no haber charlado tranquilamente con el ‘difunto’.