Quantcast

Las personas con menos ingresos son las que más gastan en tabaco

Las personas que ingresan hasta 499 euros al mes son las que más porcentaje de su salario destinan a comprar tabaco (un 2,04%), según los datos de la Encuesta de Presupuestos Familiares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) consultados por Servimedia.

La adicción al tabaco no entiende de bolsillos. Si los que ingresan hasta 499 euros destinan el 2% de su salario a tabaco, el siguiente grupo por nivel de renta (los que cobran entre 500 y 999 euros al mes) destina el 1,18%. Es decir, casi la mitad. Estos dos grupos gastan prácticamente lo mismo en tabaco, aunque los ingresos del segundo grupo sean el doble de altos que los del primero.

Por su parte, en la parte baja de la tabla están las personas que más ingresan: aquellos que cobran 5.000 euros o más (0,58%) y los que reciben entre 3.000 y 4.999 euros al mes (0,82%), que son los que menor parte de su dinero destinan al tabaco.

COMUNIDADES

El INE también ofrece la distribución del gasto medio por persona en las diferentes Comunidades Autónomas, donde se observa un cambio de tendencia en los últimos años.

En 2016, las Comunidades donde había un mayor gasto por persona en tabaco fueron Castilla-La Mancha (167,08 euros) Murcia (164,72) y Andalucía (160,31).

Sin embargo, el dato de 2018 pone el acento en Aragón, donde cada persona se gastó, de media, 170 euros al año en tabaco, y en Asturias, donde el gasto fue de 168,99 euros de media.

El tercer puesto de este ranking de gasto por persona en tabaco fue para Extremadura, donde el coste medio en cigarrillos fue de 146,43 euros por persona, seguida muy de cerca por Castilla y León, donde el dato alcanzó los 146,23 euros.

Comparando los datos con los de 2006, el primero de la serie histórica, la Comunidad Autónoma que ha experimentado un mayor aumento en este gasto ha sido Asturias, con un incremento del 37%; mientras que donde más ha caído el gasto por persona en tabaco ha sido en Madrid (-35%).

POBLACIÓN EN RIESGO

Además, la población con menor renta, que es la que más se gasta en tabaco, según el INE, está también más expuesta a problemas de salud relacionados con sus hábitos alimenticios. Según reconoció el Ministerio de Sanidad en su estrategia contra para la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad (NAOS), la obesidad y las enfermedades asociadas a ella son «más frecuentes entre la población con un menor nivel socioeconómico».

La explicación se debe a que la denominada comida basura es más asequible para el bolsillo que una alimentación basada en productos naturales, en verduras y frutas que en muchas ocasiones alcanzan precios inasumibles para salarios bajos

Por lo tanto, las personas con menos ingresos tienen más riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión arterial o ciertos tipos de cáncer por sus malos hábitos de vida.

(SERVIMEDIA)